Cronista de Lopera
Una ventana abierta a la Cultura y a la Historia de Lopera


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
Historia de Lopera [7] Sindicar categoría

Archivo
Noviembre 2006 [3]
Octubre 2006 [3]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


EL CENSO DE LIBERADOS DE 1950

EL CENSO DE LIBERADOS DE 1950

EL CENSO DE LIBERADOS DE 1950

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera.


(Parte de la comunicación presentada a las XV Jornadas de Historia de Lopera, del 19 al 22 de diciembre de 2.003 y publicado en la web: Http://www.lopera.org en 2003)

MUNICIPIO DE: LOPERA PROVINCIA DE: JAÉN



Año de 1950


CENSO DE LIBERADOS




Comprensivo de cuantos se hallan en libertad condicional

en este Municipio en virtud de los indultos concedidos

a quienes fueron condenados por los Tribunales militares

a consecuencia de la subversión marxista















Nº. de orden

NOMBRE Y APELLIDOS

Edad Años

Domicilio

Profesión

Patrono o Empresa donde trabaja

Estado Civil del liberado

Calle

Nº.

Nombre

Domicilio

Nº.

1

Abril Contreras Antonio

43

Grupos

3

Campo




Viudo

2

Abril Contreras Pablo

31

Hospitalico

15

Campo




Casado

3

Acevedo Gutiérrez Manuel

38

Sabariego

7

Labrador




Casado

4

Agudo Alcalá Juan

35

Magdalena

23

Campo




Casado

5

Agudo Bruna Manuel

45

Pradillo

3

Campo




Casado

6

Alcalá Lara Manuel

39

S. Sebastián

68

Ganadero




Viudo

7

Alcalá Torres José

45

Jesús

18

Albañil




Viudo

8

Algar Aragón Agustín

39

D. y Velarde

12

Albañil




Casado

9

Artero de la Torre Francisco

48

Grupos

45

Campo




Casado

10

Bellido Anguita Luis

39

Sagasta

13

Campo




Casado

11

Bellido García Cristóbal

37

San Diego

4

Campo




Casado

12

Carpio Pastor Francisco

30

Calvo Sotelo

61

Campo




Soltero

13

Carrasco Fuentes Tomás

28

Pilar

59

Campo




Soltero

14

Casado Corpas Juan

31

Cuartel

10

Albañil




Casado

15

Cerezo Valenzuela Francisco

35

D. y Velarde

19

Campo




Casado

16

Codina Alonso Joaquín

50

Pilar

80

Campo




Viudo

17

Corpas Navarro Ambrosio

38

Generalísimo

3

Campo




Viudo

18

Criado Lara José

33

Colón

18

Albañil




Casado

19

Criado Moreno Juan

35

Jesús

76

Campo




Casado

20

Cruz López Elisa

40

D. Ferrán

35





Casada

21

Cuevas Acevedo Francisco

34

D. y Velarde

115

Campo




Casado

22

Chiquero Sánchez José

39

Jesús

64

Campo




Campo









Nº. de Orden

Número

de hijos menores

PENA

Última prisión de donde salió

Conceptuación política (comunista, socialista o republicano)

Peligrosidad

OBSERVACIONES

1

Ninguno

20 años y 1 día

Provincial de Jaén

Socialista

Si

Liberado 29-02-1952

2

Uno

20 años y 1 día

Penal Colmenar Viejo

Socialista

Si


3

Uno

30 años

Ocaña (Toledo)

Socialista

Si


4

Uno

12 años y 1 día

Provincial de Jaén

Socialista

Si

Liberado 23-10-1951

5


30 años

Segovia

Socialista

Si

Fallecido 18-04-1955

6

Ninguno

20 años

Toledo

Socialista

No

Liberado 13-06-1947

7

Uno

20 años y 1 día

Jaén

Socialista

Si

Fallecido en Jaén

8

Ninguno

12 años y 1 día

Jaén

Socialista

No

Ausente-Liberado 15-11-1952

9

Uno

12 años y 1 día

Vega Baja (Toledo)

Socialista

No

Liberado 14-06-1951

10

Dos

12 años y 1 día

Jaén

Comunista

Si, Liberado 23-10-1951

Ausente en Madrid

11

Uno

30 años y 1 día

Valencia

Socialista

Si

Libertad definitiva 30-04-1951

12


12 años y 1 día

Lérida

Socialista

No, Liberado 25-04-1952

Ausente en Madrid

13



Jaén

Socialista

No


14

Ninguno

20 años

Jaén

Socialista

No, Liberado 23-10-1951

Ausente en Madrid

15

Ninguno

12 años y 1 día

Totana (Murcia)

Socialista

No

Libertad definitiva 09-05-1951

16

Ninguno

5 años

Valencia

Socialista

No


17

Uno

30 años

Dueso

Socialista

Si


18

Dos

12 años y 1 día

Oviedo

Socialista

Si

Liberado 23-05-1951

19

Tres

12 años y 1 día

León

Socialista

No

Ausente en Valladolid

20

Uno

12 años y 1 día

Palma de Mallorca

Socialista

No

Liberado 22-08-1951

21

Cuatro

20 años

Jaén

Socialista

Si

Orden Telegráfica 17-06-1944

22

Tres

30 años

Oviedo

Socialista

Si, O.T. 19-12-1945

Ausente en Madrid













Nº. de orden

NOMBRE Y APELLIDOS

Edad Años

Domicilio

Profesión

Patrono o Empresa donde trabaja

Estado Civil del liberado

Calle

Nº.

Nombre

Domicilio

Nº.

23

Delgado Morales Juan

31

Grupos

6

Campo




Casado

24

Gallardo León Doroteo

43

C. Bellido

15

Campo

Nicolás Cruz Toro

Extrarradio


Casado

25

García Boquizo Diego

33

Ctra. Porcuna

s/n

Campo




Soltero

26

Garrido Torres Juan

36

Jesús

18

Albañil




Casado

27

Gil Chueco Juan

76

San diego

9

Campo




Viudo

28

Haro Santiago José

50

Humilladero

18

Albañil




Casado

29

Herrero Sánchez José

28

Calvo Sotelo

1

Campo




Soltero

30

Hidalgo Boquizo Antonia

48

Sileras

26

Su sexo




Casada

31

Hoz Galán José, de la

53

C. Peralta


Campo




Casado

32

Hueso Merino José

37

Jesús

s/n

Campo




Casado

33

Yllana Ureña Manuel

38

Pilar

83

Campo




Casado

34

Lara Morales Juan

43

Humilladero

33

Campo




Casado

35

López Alférez José

31



Metalúrgico




Soltero

36

Lozano Martínez Alfredo

52

Hospitalico

25

Agricultor




Viudo

37

Lozano Martínez Diego

47

Generalísimo

2

Industrial




Casado

38

Luque Morales Pedro

25

Pilar

s/n

Campo




Soltero

39

Madero Bueno José

25

San Roque

13

Albañil




Soltero

40

Martínez Castro Francisco

41

Escalerillas

1

Campo




Casado

41

Martos Arrabal Jacinto

54

D. y Velarde

26

Agricultor




Casado

42

Melero Cobo Francisco

24

Sileras

6

Campo




Soltero

43

Melero Herrero Miguel

72

D. de la Torre

7

Campo




Viudo

44

Navarrete Vadillo Alfonso

39

Pilar

1

Campo




Viudo










Nº. de Orden

Número

de hijos menores

PENA

Última prisión de donde salió

Conceptuación política (comunista, socialista o republicano)

Peligrosidad

OBSERVACIONES

23

Tres

20 años

Santander

Comunista

Si


24

Cuatro

12 años y 1 día

Lérida

Socialista

Si

16-11-1952

25


12 años y 1 día

Totana (Murcia)

Socialista

No

Liberado 12-04-1951

26

Dos


Dos Hermanas

Socialista

Si

Desaparecido

27

Ninguno

12 años y 1 día

San Sebastián

Socialista

No

Libertad 16-04-1951

28

Dos

20 años

Oviedo

Socialista

No

10-06-1943

29


12 años

Jaén

Socialista

No

Liberado según orden 19-04-1952

30

Seis

12 años

Jaén

Socialista

No

Liberada según orden 19-04-1952

31

Cinco

20 años

San Sebastián

Socialista

Si


32

Dos

12 años y 1 día

Puerto de Santa María

Socialista

Si

16-01-1943

33

Cuatro

20 años

Santiago de Compostela

Comunista

Si

Fallecido

34

Dos

12 años

Jaén

Socialista

No

Liberado orden 19-11-1952

35


30 años

Santiago de Compostela

Comunista

Si

Trasladado a Úbeda

36

Cuatro

30 años

Madrid

Comunista

Si


37

Dos

13 años

Jaén

Republicano

Si

Liberado orden 15-11-1952

38


18 años

Jaén

Socialista

No

01-01-1944

39


12 años y 1 día

Totana (Murcia)

Socialista

No

Liberado 03-03-1951

40

Cuatro

20 años

Totana (Murcia)

Comunista

Si

Ausente en Arjonilla

41

Cinco

6 años

Jaén

Socialista

No

Indultado

42


20 años

Córdoba

Socialista

No

08-08-1942

43

Dos

14 años y 8 meses

Jaén

Socialista

No

Fallecido 05-08-1953

44

Ninguno

12 años y 1 día

Ondarreta

Socialista

Si

Libertad 24-05-1951












Nº. de orden

NOMBRE Y APELLIDOS

Edad Años

Domicilio

Profesión

Patrono o Empresa donde trabaja

Estado Civil del liberado

Calle

Nº.

Nombre

Domicilio

Nº.

45

Partera Cruz Manuel

40

Magdalena

51

Campo




Casado

46

Partera Manrique Manuel

45

San Sebastián

9

Albañil




Casado

47

Pérez Delgado Sebastián

51

Jesús

20

Campo




Casado

48

Pérez Partera Rafael

33

San Sebastián

1

Agricultor




Soltero

49

Pérez Rubio Antonio

32

San Sebastián

78

Albañil




Casado

50

Quero Chueco Serafín

32

Pilar

13

Carpintero




Casado

51

Quero Partera Serafín

32

18 de Julio

13

Campo




Casado

52

Rosales Castillo Eduardo

31

Escalerillas

7

Campo




Casado

53

Ruiz Cuevas Pedro

58

Pilar

96

Campo




Viudo

54

Ruiz Lara Antonio

44

Cuesta

26

Campo




Casado

55

Ruiz Lara Fidel

36

Porcuna

3

Campo




Casado

56

Ruiz Lara Teodosio

32

Cuesta

18

Campo




Casado

57

Ruiz Navarro Francisco

40

Jesús

50

Campo




Casado

58

Sánchez Díaz Juan

30

Cuartel

10

Albañil




Soltero

59

Sánchez Palomo Benito

32

Pilar

s/n

Campo




Casado

60

Santiago Herrador Juan

57

San Sebastián

70

Campo




Viudo

61

Santiago Robledo José

25

B. Valenzuela

16

Campo




Soltero

62

Soler Moreno Manuel

38

Nueva

4

Campo




Casado

63

Soler Valenzuela Luis

48

Jesús

37

Campo




Casado

64

Valenzuela Corpas Antonio

45

Real

25

Campo




Casado

65

Valenzuela Huertas José

52

J. Antonio

8

Campo




Casado

66

Valenzuela Ruiz Felipe

38

Jesús

58

Campo




Soltero










Nº. de Orden

Número

de hijos menores

PENA

Última prisión de donde salió

Conceptuación política (comunista, socialista o republicano)

Peligrosidad

OBSERVACIONES

45

Siete

20 años

Toledo

Socialista

No

O.M. 16-07-1943

46

Cinco

12 años y 1 día

Jaén

Socialista

No

Liberado 28-02-1952

47

Ninguno

12 años y 1 día

Jaén

Socialista

No

Fallecido

48


30 años

Madrid

Socialista

Si


49

Tres

12 años y 1 día

Boadilla del Monte

Socialista

No

07 19-12-1942

50

Dos

6 años y 1 día

Navas del Rey

Socialista

No

Liberado Provisional 06-12-1942

51

Uno

20 años

Talavera de la Reina

Socialista

No

02-11-1943

52

Dos

12 años y 1 día

Boadilla del Monte

Socialista

No

10-12-1942

53

Cuatro

5 años

Alicante

Socialista

No

Liberado Oficial 21-06-1947

54

Tres

20 años

Alberche

Socialista

No

10-08-1943

55

Dos

15 años

Jaén

Socialista

No

Liberado 11-04-1954

56

Uno

12 años y 1 día

Jaén

Socialista

No

Liberado 30-01-1953

57

Uno

15 años

Jaén

Socialista

Si

Liberado 17-04-1954

58



Totana (Murcia)

Socialista

Si

Libertad 18-04-1951

59

Ninguno

20 años y 1 día

Pamplona

Socialista

Si

Fallecido

60

Tres

20 años

Lora del Río

Comunista

Si

26-07-1943

61


30 años

Pamplona

Comunista

No

Liberado 31-03-1951

62

Uno

30 años

Alicante

Socialista

Si

15-12-1945

63

Cuatro

12 años

Jaén

Socialista

No

Liberado 19-09-1952

64

Dos

20 años y 1 día

Sevilla

Socialista

No

19-11-1944

65

Ninguno

20 años

Valencia

Socialista

No

05-11-1943

66


20 años

Badajoz

Socialista

No

Indultado 29-12-1947

















Nº. de orden

NOMBRE Y APELLIDOS

Edad Años

Domicilio

Profesión

Patrono o Empresa donde trabaja

Estado Civil del liberado

Calle

Nº.

Nombre

Domicilio

Nº.

67

Romero Galán Alejandro

32

Extrarradio

-

Campo

Leandro y Mª Josefa



Casado

68

Morales Pino Francisco

43

Pilar

59

Campo

José y Josefa



Casado

69

Oviedo Díaz Manuel

44

Sileras

24

Campo

Juan y Dolores



Casado

70

Pastor Escribano Bartolomé

33

Magdalena

20

Albañil

Ana Pastor Escribano

Magdalena

20

Soltero








Nº. de Orden

Número

de hijos menores

PENA

Última prisión de donde salió

Conceptuación política (comunista, socialista o republicano)

Peligrosidad

OBSERVACIONES

67

Uno

6 años y 1 día

Penal-Montilla



Liberado 05-11-1953-Causa nº 278/48- Homicidio

68

Cuatro

12 años y 1 día

Jaén



Liberado 03-10-1943

69

Tres

4 años y 3 meses

Novelda



Liberado 28-09-1953-Baja Octubre/1953

70


2 años, 4 meses y 1 día

Jaén



Sumario 164-1954 = Hurto


Por JJosé Luis Pantoja Vallejo - 28 de Noviembre, 2006, 12:31, Categoría: Historia de Lopera
Enlace Permanente | Referencias (0)

DOS ACTAS DEL CABILDO DE LOPERA FECHADAS EN EL AÑO 1569.-

Trabajo Feria 2003

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera.

Para poder recomponer la historia más remota de nuestro pueblo contamos los historiadores con las llamadas Fuentes Orales, que se han ido transmitiendo de boca en boca y de generación en generación y con las Fuentes Documentales, las cuales se encuentran en los fondos de los distintos Archivos Provinciales ( Archivo Histórico Provincial, Archivo Histórico Diocesano, Archivo de la Diputación) y los Archivos Nacionales ( Archivo de Simancas, Archivo Histórico Nacional, Archivo General de Indias, Archivo de la Administración Central etc). Pero sin lugar a dudas, para nosotros el más importante, tanto en contenido, como en volumen de documentación es nuestro flamante, Archivo Histórico Municipal. Es ante todo la pieza más valiosa para poder hacer cualquier estudio relacionado con nuestra localidad, dado que en sus fondos se recogen cientos y cientos de legajos todos ellos relacionados con Lopera y que se han ido generando a lo largo de la historia municipal.

Ya he utilizado los fondos del Archivo Histórico Municipal en mucha ocasiones para participar en Congresos, Charlas, Comunicaciones etc. Este año he estimado conveniente dar a conocer a través de las páginas de nuestro Programa de Fiestas de los Cristos, dos actas de cabildo (lo que hoy denominamos Actas de las Sesiones de Pleno Municipal) de las más antiguas que se conservan en el Archivo Histórico Municipal de Lopera. Estas dos actas datan de los meses de Junio y Julio de 1569 y se han conservado de causalidad, pues no forman parte de ningún libro de Actas de Cabildo, sino que han llegado hasta nosotros sueltas. Este hallazgo ha sido circunstancial, pues este pequeño legajo se encontraba inserto en otro de posterior fecha. Y su descubrimiento ha sido muy importante, pues hasta la presente se creía que el Acta del Cabildo de Lopera más antigua era la de 1573, con la aparición de este legajo vamos a retroceder en cuatro años más. Las noticias que nos pueden aportar un Acta de Cabildo son muy interesantes, pues nos pueden dar a conocer datos de nuestro pueblo, que no encontraríamos en ningún otro documento.

La primera de ellas esta fechada el 11 de junio de 1569 y en ella se recogen los pormenores de una tradición perdida en el tiempo como era la costumbre de lidiar tres toros en el Día del Corpus, además se dice en la misma que en este año se había prohibido la tal lidia por un mandamiento que había llegado hasta Lopera a instancias del Gobernador de la provincia. Sin embargo los toros ya habían sido comprados a Pedro Sánchez y consortes. Ante situación se ordena por parte del Cabildo que se trajeran los citados toros hasta Lopera y se sacrificaran y se pusieran a la venta su carne como era costumbre, al precio de 50 maravedíes el arrelde y el arrelde de hígado y cabeza al precio de 30 maravedíes y la piel del toro se vendiera al mejor postor. Y para que hiciera todo ello se nombró a Juan López Barbero, que era el partidor del concejo y que todo lo que se recogiera con la venta de la carne y pellejos de los tres toros se entregara a Bartolomé Sánchez Billora, que fue nombrado como depositario. El acuerdo se recoge en los siguientes términos:


TOROS EN EL CORPUS DEL AÑO 1569.


En la Villa de Lopera once días del mes de junio año

del señor de mil e quinientos sesenta y nueve, este día estan-

do en Cabildo los señores Concejo Justicia y Regimiento de esta

dicha villa que de yuso firmaron sus nombres donde se juntaron

para ver y platicar sobre un Mandamiento del señor Goberna-

dor de esta provincia cerca de que los toros que se solían

lidiar por costumbre en cada un año día del Corpus Cristi

en esta dicha villa porque el Concejo prohíbe, que no se lidien

por ciertas causas y respetos como más largamente

en el dicho Mandamiento se contiene hasta que se ordene proveer otra

cosa dijeron que pues los dichos toros que son tres

están comprados por Pedro Sánchez y sus consortes en quien se

remataron al año pasado que mandaban y mandaron

que se traigan a esta villa y se maten y repartan

entre los vecinos de esta dicha villa como es costumbre

a precio cada arrelde de cada cincuenta y dos maravedíes

cada arrelde y el arrelde de hígado y cabeza

a precio de treinta y dos maravedíes y los pellejos que se

vendan a quien más diere por ellos y para ello

que halla cuenta y razón y lo tenga y escriba manda-

ron que Juan López Barbero partidor de este Concejo que lo haga

tenga su cuenta y razón que se le halla de pagar

su justo precio de su trabajo y que hecho el

dinero acuda con ello a Bartolomé Sánchez Billora vecino

de esta villa a quien nombraron por depositario

que los tenga y se obligue de las dar de muy............

cada y cuando fuere menester para el dicho efecto

y para lo que fuere mandado y así lo proveyeron

y mandaron que se les notifique a los dichos

Pedro Sánchez y consortes y a los dichos Juan López e Bartolomé Sánchez

de Billora, para que cada uno haga lo que

es obligado.


Ldo. Vallejo Antón Sánchez de Luque Pedro Pacheco

Pedro Marmolejo

Por Mandato del dicho Concejo. Gonzalo Sánchez

Escribano del Concejo.(1)



El segundo de los Acuerdos del Cabildo data del 8 de julio de 1569 y en el mismo se recoge la llegada Lopera a instancias del Cabildo del primer Maestro de Primeras Letras, con el fin de que enseñara a los niños a leer, escribir, contar y la doctrina cristiana. El maestro provenía de Andújar y se llamaba, Pedro Velasco, el cual estaba considerado como un hombre hábil y suficiente. Sin embargo el Maestro, se encontró desde un primer momento con un problema, pues el pueblo era pequeño y no podía sustentarse con lo que le pagaban sus alumnos. Ante este contratiempo, el Cabildo decidió ayudarle con 4 ducados cada año para pagar la casa donde residía. Esta subvención municipal, se acuerda que se hiciera efectiva cada año por el día de San Miguel, o sea el 29 de septiembre. El acuerdo dice textualmente lo siguiente:


El Primer Maestro de Escuela en la Villa de Lopera. D. Pedro Velasco Año 1569.-


En la Villa de Lopera ocho días del mes de julio

año del señor de mil quinientos e sesenta y nueve

años este día los señores Concejo, Justicia y Regimiento de esta villa

que de yuso firmaron sus nombres dijeron

que para enseñar a leer y escribir y contar y la doctrina

cristiana ellos han mandado venir a esta villa un maestro

de la ciudad de Andujar que se dice Pedro Velasco

hombre hábil y suficiente e para que se sustente

es poco lo que puede ser aprovechado respecto

de ser la villa pequeña, mandaron que este Concejo le ayude

a para casa con cuatro ducados por salario cada un año

el cual corre desde San Miguel de este presente

año primero venidero e se cumple por San Miguel

del año venidero de quinientos e setenta y que los

días que se sirviere desde que vino a esta villa

que fue a principio de mayo que ahora paso

deste presente año hasta el día de

señor San Miguel primero que venga se le libren

luego rata por cantidad e se le paguen

para que adelante corra el dicho año por

entero.”(2)


NOTAS


  1. Archivo Histórico Municipal de Lopera. Sección Gobierno. Ayuntamiento Pleno. Actas Capitulares (1568-1587) U. I. nº 9

  2. Ibidem

Por José Luis Pantoja Vallejo - 28 de Noviembre, 2006, 12:17, Categoría: Historia de Lopera
Enlace Permanente | Referencias (0)

Una Experiencia poco conocida: Los Vinos Dulces de Lopera (Jaén)

MÁLAGA

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista Oficial de la Villa de Lopera.

Índice


1.- Descripción geográfica de Lopera (Jaén).

2.- Tradición vinícola desde el siglo XVI.

2.1.- Consumo de Vinos y abastecedores.

2.-2.- La Plantación de viñedos en 1826.

3.- Esplendor de los vinos y las bodegas loperanas. Siglo XX

4.- Las Bodegas Valenzuela y su difusión en las provincias de Jaén y Córdoba. (1921-1949)

4.1- Los vinos dulces. Tipos. Precios. Elaboración.

5.- Otras Bodegas Loperanas. Sus vinos dulces.

6.- Anecdotario del Vino Dulce.

Notas


1.- Descripción Geográfica de Lopera (Jaén).-


La villa de Lopera, se encuentra situada en la parte más noroccidental de la provincia de Jaén y más concretamente forma parte de la Comarca de la Campiña de Andújar. La extensión del término municipal es de 67,80 Km2 y la altitud sobre el nivel del mar del núcleo urbano es de 271 metros. Dista 54 kilómetros de la capital de la provincia y por su término pasa la autovía Madrid-Cádiz y el río Guadalquivir. El núcleo poblacional cuenta con 4020 habitantes. En cuanto a la media de “pendientes” del término está situada entre cero y diez por ciento, ello hace que casi el cien por cien de su terreno sea productivo en lo agrícola y ganadero. El río más importante que atraviesa su término, tras el Guadalquivir, es su afluente el Salado de Porcuna. La elevaciones más importantes son el Cerro de San Cristóbal, junto a la villa, de 327 metros; el Morrón, junto a la provincia de Córdoba, de 350 metros, y el de Gamonares, de 334 metros, y que limita con el término de Porcuna.

Aunque prima el monocultivo del olivar en todo el término, las tierras de Lopera, merced a su emplazamiento geográfico, gozan de un régimen térmico subtropical cálido y de un grupo climático mediterráneo subtropical, incluidas sus peculiares características de origen natural, pueden considerarse privilegiadamente aptas para el cultivo del viñedo.



2.- Tradición Vinícola desde el siglo XV.-


Las primeras noticias que disponemos sobre las plantaciones de vid en Lopera datan del año 1492 como se recoge en el Inventario de los Bienes, Rentas y Posesiones que la Encomienda de Lopera poseía, dentro de ellos, destacan tres hazas de viñas con una extensión de 6 fanegas, además también se recoge en dicho inventario que a la Encomienda le pertenecía el diezmo de la uva de todas las viñas de Lopera y dos azumbres por cada carga de vino de fuera que entrara en la villa.(1) La siguiente cita sobre el viñedo en Lopera procede del año 1598, el dato lo hemos tomado de un pleito que se conserva en el Archivo Histórico Municipal de Lopera. El mismo hace referencia a un auto entre la Fábrica de la Iglesia Parroquial de Lopera contra Mª Eugenia del Rosal por un censo de 12.000 maravedíes que Francisco Chiquero Capitán y María Páez su mujer dejaron a la Fábrica de la Iglesia Parroquial administrada por Juan Manuel Díaz Jabalera. Aunque el pleito es del año 1777, a lo largo del mismo y al hablar de las propiedades de las personas que habían dejado el censo a la Iglesia, se habla que en 1598 poseían sus antepasados “dos arranzadas de viña en el Arroyo del Peral, que lindan con viñas de Alonso Páez”. (2)


En la primera mitad del siglo XVII, se produce un incremento de la plantación de viñedos, del mismo disponemos de una relación muy completa de donde se encontraron los pagos de viñedos dispersos por el término municipal de Lopera, así como el nombre, sus propietarios y el número de aranzadas (una aranzada equivale a 4.472 m2) que cada uno poseía. Dentro de los pagos dedicados a viñedo destacaban “El Corro”, “El Arroyo el Peral”, “La Media Renta”, “El Palomar de Chamorro”, “La Fuente las Piedras”, “Las Viñas Viejas”, “Viña Cercada” y “La Alcobilla”. La extensiones de las propiedades dedicadas a vid eran muy pequeñas, pues iban de la media aranzada a las 10 aranzadas como máximo. Como más adelante podemos comprobar, en el siglo XVIII se vuelven a cambiar la ubicación de los pagos destinados a viñedo, lo que nos hace suponer que no llegaran a tener demasiada importancia los viñedos del siglo XVII, bien porque fuesen atacados por alguna epidemia o porque la tierra elegida no fuese buena, así que finalmente se arrancaron y se volvieron a plantar en el siglo XVIII en otros pagos. Todos los datos del siglo XVII, los hemos tomado de un Memorial de los Bienes sobre los que se ha de repartir las Alcabalas del año 1616(3) que se conservan en el Archivo Histórico de Lopera. A continuación nos haremos eco de los mismos a través del siguiente cuadro:



Propietarios

Número de Aranzadas

Nombre del Pago

Fernando de Aguilera

2,5


Juan de Lara y Marina Jiménez

1

El Corro

Benito López

1

El Corro

Luis López Carrasco

3-1/4

El Corro

Antonio Moreno Montilla

3

Arroyo el Peral y Palomar de Chamorro

Juan Izquierdo

1,5

Viñas Viejas

Alonso Gómez

1,5

Arroyo el Peral

Francisco Cañete Peralta

5/4

El Palomar de Chamorro

Juan Bueno

1


Pedro Ruiz Molleja

1

La Media Renta

Rodrigo Alonso Chiquero

1/2

Fuente las Piedras

Juan Gómez

1

El Corro

Pedro Ruiz

1

Palomar de Chamorro

Sebastián López Moreno

2

Palomar de Chamorro

Sebastián López Moreno

1

Media Renta

Sebastián López Moreno

1/2

Fuente de las Piedras


4-1/4


Alonso Cansino

1/2


Agustín de Aguilera

1/2

Arroyo el Peral

Manuel de Castilla

2 de olivar y viña


Bernardo de Montilla

2

Media Renta

Sebastián Canalejo

1/2

Palomar de Chamorro

Cristóbal de la Cruz

2

Viña Cercada

Jerónimo de López

1/2

Fuente de las Piedras

Alonso Serrano

3/4

Fuente de las Piedras

Francisco García de Porras

1

Linde de Porcuna

Francisco de Peralta

1


Elvira Molleja

1

El Corro




Benito López Gallardo

1

El Palomar de Chamorro

Juan de Aguilera

1/2

Viñas Viejas

Pedro Ruiz Gallar

1

Palomar de Chamorro

Alonso Pacheco de Cárdenas y María Canalejo

1

Palomar de Chamorro

Isabel de Rojas

1 1/2

Palomar de Chamorro

Ana de Rojas

1

El Corro

Ana de Rojas

1 1/2 viña y olivar

Palomar de Chamorro

Francisco Salazar Ogalla

2


Gonzalo Canalejo de Quesada

2

Palomar de Chamorro

Mateo de Castilla

1/2 viña y olivar

Fuente de las Piedras

Ldo. Francisco Espinosa

10 viña y olivar

La Media Renta

Ldo. Francisco Espinosa

3 viña y olivar

Palomar de Chamorro

Juan de Luque Cózar

2

Fuente de las Piedras

Juan de Luque Cózar

1/4

La Alcobilla

Bartolomé Molleja

1/2


Bartolomé de Barrera

2,5

Palomar de Chamorro

Alonso de Sabariego

6,5

El Corro

Jerónimo Moreno

5


Juan Gallardo

1

El Corro

Juan Gallardo

1/4

Viñas Viejas

Alonso de la Baquera

8

Media Renta

Luis Jiménez de Barnuebo

2


Total propietarios: 45

Total Aranzadas incluidas las fracciones quebradas: 92

El siguiente dato sobre la vid de finales del siglo XVII, lo hemos tomado de un Auto de Buen Gobierno para diferentes cosas como son Guardas de las dehesas, olivares y viñas del año 1696, siendo alcaldes Ordinarios de la Villa, Juan Antonio de Andujar y Peñuela y Miguel Díaz Cañete, se dicta lo siguiente relacionado con el viñedo:


que ninguna persona sea osada a coger algún razimo en las viñas del término de esta dicha villa, pena por la primera vez de seis reales y por la segunda doze y por la tercera vergüenza pública aplicada la pecuniaria en la forma referida”(4)

De mediados del siglo XVIII, disponemos de más información del viñedo en Lopera, gracias al Catastro del Marqués de la Ensenada elaborado en el año 1751 (5), el cual enumera uno a uno los propietarios y la extensión de viñedos que disponían. A continuación recopilaremos el nombre del propietario, extensión de la finca, lugar donde se encontraba y calidad de la viña, que como hemos hecho mención anteriormente no corresponde los nombres de los pagos con los del siglo XVI y las extensiones están recogidas en fanegas, celemines, aranzadas o piezas:




Propietario

Extensión

Lugar

Calidad

Juan Ruiz Zorro

15 celemines

Camino de Jaén

Pedro Pérez

15 celemines

Camino de Andújar

Benito Merino de Uceda

4 celemines

Camino de Andujar

Benito Merino de Uceda

2 fanegas

Camino de Andujar

Fca. Manuela García

4 celemines

Camino de Andujar

Pedro Ruiz Zorro

1,5 fanegas

Camino de Jaén

Juan de Dios Rubio

1,5 fanegas

Camino de Andujar

Manuel Bueno

1 fanega y 12 celemines

Viñas Viejas

Ana Díaz

3 celemines

Camino de Andujar

Bartolomé Hebrero

1,5 fanegas

Camino de Jaén

Juan Atnio Andújar

15 celemines

Camino de Jaén

Ildefonso Porcuna

3 celemines

Camino de Andújar

Fco. F. Aguilera

8 celemines

Camino de Jaén

Juan Navarro (mayor)

1 pieza

Camino de Andújar

Bernardino Moreno

15 celemines

Camino de Jaén

Antonio García de Peralta

6 fanegas

El Majuelo

Cayetana de Ventas

3 celemines

Camino de Andújar

Pedro José de Lara

2 fanegas

Camino de Andújar

Pedro Sáez

3 celemines

Ladera de San Cristóbal

Bernardo Verdejo

2 fanegas y 12 celemines

Camino de Andújar

Antonio de Aguilera

18 celemines

Camino de Jaén

Pedro Morales

12 celemines

Camino de Andújar

Diego Mesías

7 fanegas

Camino de Andújar

Fco. J. Cevallos

1,5 aranzadas

Algarrobos


Alfonso Peña

15 celemines

Viñas Viejas


ARANZADA = 4.472 m2

CELEMÍN = 537 m2

FANEGA= 5,709 m2

Del Libro Maestro de Legos del Catastro del Marqués de la Ensenada podemos extraer los siguientes datos relacionados con el viñedo:

a.- Que Lopera y su término contaban en 1751 con un total de 51 fanega (una fanega equivale a 5709 m2) y 1 celemín (un celemín equivale a 537 m2) sembradas de vid, de las cuales 20 fanegas y 7 celemines son de primera calidad; 18 fanegas y 8 celemines son de segunda calidad y 12 fanegas y 1 celemín son de tercera calidad.

b.- Que una fanega puesta de vides de primera calidad produce anualmente 20 arrobas de vino, que al precio de 8 reales la arroba, importan 160 reales. La fanega de tierra de segunda calidad plantada de vides, produce anualmente 15 arrobas de vino, que al precio de 8 reales por arroba, importan 120 reales. Y una fanega de viña de tercera calidad produce anualmente 12 arrobas de vino que a 8 reales la arroba importan 96 reales.

De finales del siglo XVIII, se conserva en el Archivo Histórico Municipal de Lopera, el nombramiento de Antonio García como guarda de las viñas del Pago del Camino Andujar en el año 1780, en el documento se recogen el nombre de los propietarios que tenían viñas en el citado pago, que eran los siguientes: Bernardo Verdejo, Alonso Delgado, Marcos de Morales, Antonio de Blanca y Alférez, Francisco Morillo y Alonso Bueno Valero. Los dueños de las viñas eran los encargados de hacer frente al pago del salario del citado guarda y los que se negasen a pagarlo, tenían una pena de 10 ducados. También se recogía unos datos muy interesantes como por ejemplo cuando debía de comenzar la vendimia y las penas para los que no cumplieran con la normativa en los siguientes términos:

que no se recolecte el fruto de la uba de noche, ni en ora yncomoda y mucho menos principien la vendimia hasta ser pasada el veinte de septiembre de cada año, bajo la pena de veinte ducados aplicados a penas de cámara y gastos de justicia de esta villa”(6)

En las Ordenanzas Municipales de la Villa de Lopera del año 1775, Medina Casado (1994 : 359-383), el capítulo 17 está dedicado a las penas que se les impondrían a los ganados que entraren en las viñas y sembrados en los siguientes términos:


...qualquiera manada de cabrio que fuese aprehendida en los

pagos de viñas que comprehende este término, llegando al nú-

mero de zien cavezas o más, el que fuere (se) le pene entre mil

maravedís de vellón en qualesquiera tiempo del año.Y cuando

no llegue a dicho número, un real de la misma moneda por

cada caveza siendo de día y de noche serán dobles estas penas

siendo en siembra de qualesquiera espezie se le llevará a ca-

da manada la misma pena, con la aplicazión de quartas partes

Juez, propios, penas de cámara y denunziador.

Y siendo el ganado que fuere tomado en dichas viñas y sem-

brados obejuno y lanar, llegando al número de cien cavezas

se llevará de pena dos mil y doszientos maravedís, no obstante

que haia más de dicho número; y quando no llegue, veinte y

quatro maravedís por caveza siendo de día, que de noche se-

rán dobles dichas penas.

Y si fuese ganado bueyar el aprehendido en dichas viñas, se

penará cada una caveza por quatro reales de vellón siendo de

día, y de noche doble.

Si fuese ganado yeguar, cavallar, mular o hasnal el que fuese

aprehendido en dichas viñas y sembrados deste propio término

se le llevará de pena a cada una caveza destas clases referidas

y expresadas, la misma pena que al ganado bueyar con res-

pecto al día y noche.

Y si fuesen cerdos los aprehendidos en dichos sitios, se penarán

en la propia conformidad que el ganado obexuno.

Y cada clase de ganados de los expresados en este capítulo pa-

garán además de las penas expresadas, el daño que cometieron

justipreciado que sea por ynteligentes.”



2.1.- Consumo de vino y abastecedores


En la Sección de Autos y Pleitos del Archivo Histórico Municipal de Lopera, se conservan algunos datos sobre los abastecedores de vinos para la villa y el consumo tanto de vino, como de vinagre y aguardiente.

El primero de ellos data del año 1758 y trata sobre la adulteración del vino, vinagre y aguardiente del abastecedor de la localidad, Antonio Boquizo. Para poder comprobar dicha acusación, se personó en casa del dicho abastecedor, sita en la calle Iglesia, la cual servía de tercena para la venta de los caldos, el Alcalde, Juan de Burgos, el Alférez Mayor Perpetuo, José Antonio de la Quintana y los peritos, Martín Pedrosa, Cristóbal Serrano y Francisco Muñoz. Una vez en la morada de abastecedor, aquí fueron recibidos su mujer, Ana Mª Porcuna y tras reconocer las medidas de barro con las que se vendía el vino a granel, se encontró medio cuartillo de agua clara en la medida de media cuartilla, en la de cuartilla se encontró un cuartillo de agua y en la de media arroba se encontró dos cuartillos de agua clara. Tras preguntar a la referida, Ana Mª Porcuna, que ¿porqué tenían agua las medidas?, ella argumento que era para lavarlas. Esta respuesta no convenció a las autoridades y se dictó orden de captura y cárcel contra , Antonio Boquizo, al encontrarse 4 cuartillos de agua en cada arroba de vino añejo que procedía de Montilla y que el vendía en el puesto de vinos que tenía arrendado de un señor de Porcuna llamado, Manuel de la Villa. De pena se le castigó a pasear con las medidas por las calles de Lopera, para que sirviera de escarmiento público y vergüenza ante todo el vecindario(7).

También disponemos de una relación de la venta de vino, aguardiente y vinagre en Lopera en el año 1776, siendo abastecedor de los caldos, Pedro Jacinto Gutiérrez. El vino se adquiría de Doña Mencía (Córdoba) del vinatero, Juan Bartolomé García. Los datos que hemos recuperado de las ventas son los siguientes:




Meses
Vino Tinto
Vino Blanco
Vinagre
Aguardiente

Marzo

19 arrobas

100,5 arrobas

6 a.

2 arrobas.

Abril

6,5 “

38,5 “

4 a.

4 “

Mayo

3 “

68 ¼ “

3 a.

4,5 “

Junio


94 “

6 a.

3 “

Julio


68 “

11,5 a.

6 “

Agosto


50 “

10 a.

4,5 “

Septiembre


29 “

4 a.

6 “

Octubre

35 “


6 “

Totales

28,5 a.

483 a.

44 a.

36 a.


A continuación también nos haremos eco de a como se pagaba la arroba de vino (blanco y tinto), aguardiente y vinagre y su aplicación a los totales de litros consumidos en la localidad para el año 1776:


Géneros

Total Consumido

Precio arroba

Totales

Vino nuevo

483 a.

18 reales

8694 reales.

Vino tinto

28,5 a.

18 “

513 “

Vinagre

44 a.

13 “

572 “

Aguardiente

36 a.

58 “

2088 “


Total: 591,5 a.


Total: 11867 reales(8)



De finales del siglo XVIII, también tenemos constancia gracias a las Ordenes Generales (1793-1797) de las cantidades de vino y aguardiente que se consumieron en Lopera en estos años, al quedar las mismas reflejadas en la petición que se le hizo a la Junta de la Villa sobre las arrobas consumidas de vino y aguardiente en aquellos años y que fueron las siguientes:


Años

Arrobas de vino

Arrobas de aguardiente

1793

1400

222

1794

1300

284

1795

1254

330

1796

1203

313

1797

1051

237(9)


De inicios del siglo XIX y más concretamente del año 1804, se conserva en el Libro Capitular de Acuerdos del Cabildo, el ramo de vinos y vinagre, que se consumieron en Lopera y a cuanto ascendió su venta en los dos puestos de venta al por menor que hubo en la villa, indicando asimismo que no había venta al por mayor, al carecer de viñedo la villa. Los datos recopilados son los siguientes:

“ Ramo de vinos, tasan este ramo y su venta por menor en mil

nuebecientas arrobas que al precio de diez y seis reales que

importan tres mil y quatrocientos reales de vellón y no hai con-

sumo por mayor, ni por legos ni por eclesiásticos por no haber

viñas en este termino. Ramo de vinagre. Por este ramo concep-

tuan por menor los dichos puestos en setecientas arrobas que

al precio doce reales ascienden a ocho mil quatrocientos reales

de vellón”(10)


Otros abastecedores de vino, vinagre y aguardiente en el siglo XIX fueron los siguientes:


Años

Abastecedor

Procedencia del vino

1806

Roque Partera(11)

Andujar

1819

Pedro Chueco(12)

Doña Mencía

1820

Alfonso Párraga(13)

“ “

1824

Agustín Moreno(14)

“ “





2.2.- La Plantación de viñedos en 1826


Del primer cuarto del siglo XIX, concretamente del año 1826, disponemos de un documento muy interesante, conservado en el Archivo Histórico Municipal de Lopera, en el mismo se recoge los pormenores que incitaron a los vecinos de Lopera a proponer al ayuntamiento que se creara un Pago de viñedos en los terrenos de Propios de la localidad, para que de esta manera se pudiera hacer frente a los vinos que se consumían en la villa, los cuales procedían de fuera, eran malos y muy caros de precio. La petición de tal propuesta fue formulada por Francisco Moreno, Síndico Procurador General y Marcos Morales, Personero de la Villa, ha sido recogida en la obra de Pantoja (1998 : 24) en los siguientes términos:


...que ante la casi inexistencia de viñedo en la villa, ello estaba ocasionando graves perjuicios a la misma, la tenerse que surtir de vinos de otras partes siempre malos y con sobreprecios de sus condiciones, con lo que proponían que se creara un Pago de Viñas en los terrenos de Propios que poseía el Ayuntamiento”


Esta petición llegó a cuajar rápidamente y se llegó a nombrar varios peritos, Bonoso Muñoz, Francisco Bueno, Roque Partera y Pedro Bueno para que inspeccionaran los terrenos del Cerro de la Encinilla y Esperilla, señalados por el Ayuntamiento como terrenos para sembrar viñedos y se comenzaran a amojonar en la forma siguiente:


...que daba principio en el expuesto sitio Pasada de los Novillos y que el lindero de occidente era el Caminillo para el ganado que desde dicho punto arrancaba y seguía hasta el Cerro de la Encinilla dejando ver a la izquierda la Dehesa de Propios. A continuación se corrió una línea al Norte dejando aquel de 30 varas y al lado de referido arroyo se hizo el primer mojón de tierra bastante grande y siguiendo la misma dirección como a las 30 varas se hizo otro, dejando el Caminillo a la izquierda, continuando la línea a las 40 varas se hizo otro. Asimismo y bajo la dicha línea, como a los 50 pasos se hizo otro mojón y al píe del Cerro que hay a la derecha del de la Encinilla, se hizo otro a distancia de unos 60 pasos. Continuando la Comisión y ya en lo alto del indicado Cerro se hizo otro mojón de tierra y piedra, siguiendo la misma línea al norte a los 40 pasos se hizo otro; continuando la misma dirección se hizo otro a las 120 varas en la cañada que baja de los estacares de Dª Marina Mercado y habiendo subido a la loma que hay al frente del final de aquello, los peritos manifestaron que el terreno que entraba ya no era de buena calidad, ni aún para las viñas, por los bancos de piedra y se convino en cortar en dirección a oriente. En este estado y en dicho punto se hizo un mojón grande y dos pequeños a ambas líneas formando escuadra y siguiendo a oriente a los 60 pasos, se hizo otro mojón y se concluyó esta línea con otro que se formó en la esquina que forman los enunciados estacares a occidente. En este estado sirviendo la linde de ésta mojonera por frente de oriente constando éste de 212 varas y se continuó la diligencia y desde este punto hasta el camino que conduce a Marmolejo sirviendo de mojonera la linde de dichos estacares se midieron 177 varas hasta el dicho Camino de Marmolejo que sirve de lindero hasta el arroyo por oriente, en cuyos tres frentes se acordó no hacer mojones por lo indicado, ni tampoco en el arroyo por ser este el que divide el terreno de viñas con el Majano.”


3.- Esplendor de los vinos y las bodegas loperanas. El Siglo XX.-


Los vinos que se elaboraron en Lopera con anterioridad al siglo XX fueron de muy baja calidad y se realizaban familiarmente, no llegando a tener una influencia determinante en la economía local. Además en el mayor de los casos no tenían más duración que la de un par de meses, pues pasados éstos se convertían en vinagre.


Sin duda, el siglo XX ha sido el más fructífero en cuanto a plantación de vides y elaboración de vinos de calidad blancos, tintos y dulces en la Villa de Lopera. En cuanto a las plantaciones, podemos destacar cuatro fases a lo largo del siglo XX: una de ascenso contenido hasta el año 1924, una segunda tras la Contienda Civil con un incremento progresivo de plantaciones de vides llegando su cenit en el año 1960 con un total de 212 hectáreas de viñedo de la variedad Pedro Ximénez y en menor escala la Baladí, una tercera fase que se inicia en los años 80 con un declive progresivo del viñedo desde la entrada de España en la CEE, hasta llegar a su desaparición total en 1997 y una cuarta fase con renacer del viñedo a partir del año 2000.

A lo largo del siglo XX, llegaron a funcionar en Lopera un total de 10 bodegas, además de una docena de despachos de vino, teniendo su máximo apogeo entre los años 60 y 80.

Las bodegas que había en Lopera y su año de fundación y cierre fueron las siguientes:


Nombre de la Bodega

Año de Fundación

Año de Cierre

Valenzuela

1921

1949

Las Miguelicas

1924

1960

Antonio Bujalance

1942

1970

Sotomayor

1945

1987

Vda. de Valenzuela

1949

1987

Herruzo

1949


La Juanita

1949

1952

La Purísima Concepción

1949

1959

Mary Loren

1953

1977

Flores de Quiñónez

1977

1983

El despegue del vino en Lopera en el siglo XX, se lo debemos a Bartolomé Valenzuela Rueda (1882-1949), el cual va a fundar en la localidad en el año 1920 una Peña de Vinateros bajo el nombre de “La Sociedad”, que fueron los encargados de la elaboración del primer vino de Lopera, llamado Fino Monteviejo, nombre acuñado del Pago de Monteviejo, lugar donde han estado plantados los mejores viñedos de Lopera.


4.- Las Bodegas Valenzuela y su difusión en las provincias de Jaén y Córdoba (1921-1949).-


A raíz de esta primer paso se fundaron las primeras Bodegas por Bartolomé Valenzuela Rueda, el mismo año que fuera elegido Senador por la provincia de Jaén, en diciembre de 1921, bajo el nombre de Bodegas Valenzuela. Un hecho va a ser determinante para que los vinos que se elaboraban en las bodegas tomaran renombre no sólo en la localidad, sino en toda la provincia de Jaén y de Córdoba. Fue que Bartolomé Valenzuela va a traer de Jerez al que sería el alma mater de las bodegas, el Maestro de Bodega, Leonardo Márquez y también a un tonelero llamado Diego Lozano, estos junto a otros loperanos de las familias Bellido, Partera, Huertas, Navarro, Alcalá y Valenzuela fueron los impulsores de los vinos Fino Valenzuela, Puerto Alto, El Canónigo, Entrefino, Amontillado y Vino Viejo y sobre todo de los vinos dulces, que causaron gran impacto en el mercado andaluz. También se elaboraron vinagres de primera, de segunda y solera. Paralelamente se adquirieron de Jerez, Montilla, Bollullos del Condado, La Palma y Valdepeñas, cientos de bocoyes de roble americano para el almacenamiento de los caldos loperanos, de los cuales aún se conservan algunos en las Bodegas Herruzo.


4.1.-Los Vinos Dulces. Tipos, precios y elaboración.-

Los tipos de vinos dulces que se elaboraron en las Bodegas Valenzuela fueron varios destacando el Pedro Ximénez, el Old Sherry, el Dulce Imperial, el Dulce Aperitivo y la Quina. Su elaboración partía de la realización de paseras en los Pagos de Monteviejo y Marchal. Los mismos se vendían tanto a granel como embotellados bajo la etiqueta de Bodegas Valenzuela en la bodega sita en la calle Alonso Valenzuela (que era padre de Bartolomé y fue Diputado a Cortes en el año 1854), en despachos desparramados por la provincia de Jaén (Arjona, Martos, Santiago de Calatrava, Higuera de Calatrava, Villanueva de la Reina, Andújar, Torredonjimeno, Porcuna y Jaén capital) y en la provincia de Córdoba (Montoro, Villanueva de Córdoba, Villa del Río, Bujalance y Córdoba capital), y la inmensa mayoría de la producción se exportaba a Jerez vía ferrocarril a través de un corredor de vinos de Montilla llamado Luis Albornoz. En los viajes por ferrocarril se utilizó para esquivar a los ladrones de vino el sistema de introducir una media bota de vino dulce de 16 arrobas en otra bota de 32 arrobas y el espacio entre ambas se rellenaba con rizos procedentes de las duelas de los barriles, con este sistema se evitaba que al realizar una agujero al barril se le pudiese sacar el vino que contenía.

En cuanto a los precios el litro de vino dulce en el año 1932 se vendía la arroba del Dulce Imperial a 31,20 pesetas y la arroba del Dulce Aperitivo a 23,20 pesetas, de lo cual podemos deducir que el litro de vino Dulce Imperial valía a 1,95 pesetas y el litro del Dulce Aperitivo a 1,45 pesetas, como se anunciaba en un papel secante extra de la época que se imprimió a imprenta a modo de propaganda.

También disponemos de las ventas de vino dulce en las campañas 1933-34 y la de 1934-35 que arrojaron las siguientes cifras:


En la campaña 1933-34, se exportaron a Jerez un total de 22.255 litros a granel en botas de Vino Dulce Pedro Ximénez, además de 357 botellas de ¾ y 17 de ½. De Old Sherry, se exportaron 288 litros a granel en botas y 306 botellas de ¾ y 62 de ½ . De Dulce Imperial se exportaron a granel 272 litros en botas. Del Dulce Aperitivo se exportaron 3.632 litros a granel en botas y de Quina se exportaron 528 litros a granel en botas. Además de estas ventas en el exterior también se vendieron en la Bodega de Lopera, 6 litros de Vino Dulce Pedro Ximénez , 8 litros de Old Sherry, 79 litros de Dulce Imperial, 718 de Dulce Aperitivo y 92 de Quina. Otras ventas se realizaron en el despacho que las bodegas tenía en la vecina ciudad de Arjona, donde se vendieron 896 litros de Dulce Imperial, 320 litros de Dulce Aperitivo y 112 litros de Quina. En total se vendieron en la Campaña 1933-34 un total de 1.825,36 arrobas de vino dulce elaborado en las Bodegas de Valenzuela.

En la Campaña 1934-35, las ventas casi se mantuvieron en relación con la anterior campaña. Así de Pedro Ximénez se exportaron a Jerez en botas de roble americano un total de 23.041 litros y embotellado 329 botellas de ¾ y 6 de ½. De Old Sherry , se exportaron 148 litros a granel en botas y 259 botellas de ¾ y 18 de ½ . Del Dulce Imperial, se exportaron 130 litros a granel en botas. Del Dulce Aperitivo se exportaron a granel en botas un total de 1290 litros y de Quina se exportaron a granel un total de 176 litros. En la propia bodega se llegaron a vender a granel 8 litros de Pedro Ximénez y 15 botellas de ¾. Dos litros a granel de Old Sherry y 5 botellas de ¾. , 120 litros de Dulce Imperial, 288 litros de Dulce Aperitivo y 16 litros de Quina. En el despacho que las bodegas tenían en Arjona, se vendieron 320 litros a granel de vino Dulce Imperial y 196 litros a granel de Dulce Aperitivo. En total se llegaron a vender en esta Campaña un total de 1.615 arrobas de vinos dulces. (15)


Hemos tomado a modo de ejemplo estas dos cosechas al ser las más significativas con anterioridad a la Contienda Civil española. Tras la Guerra las bodegas siguieron haciendo paseras y elaborando vinos, si bien tuvieron que competir con otras bodegas que se van a fundar en la localidad.


De la vieja tradición de hacer paseras (lugar donde se ponen a desecar las uvas para que se hagan pasas y posteriormente elaborar vino dulce Pedro Ximénez) y como se llegaron a realizar las mismas en nuestros pagos de viñedo, tenemos los testimonios de los viejos viñeros, como es el caso de nuestro entrañable, Gregorio García.

A finales de agosto, normalmente después de la Feria de los Cristos, se comenzaba la recolección de la uva en los Pagos de Marchal y la Sociedad, que eran donde se hacían las paseras. Tras la recolección de la uva, se recogían los sarmientos en la copa o cabeza de la parra (atados o bien entrelazados) a modo de col, para que de esta manera pudiera entrar el sol sobre las camadas, que era donde se ponían una especie de esteras, llamadas capachetas, cubriendo a modo de alfombra toda la largura de la camada. Tras clasificar la uva, la buena se depositaba en las capachetas o paseras y la no clasificada se llevaba al lagar para molturarla. En la operación de clasificación de la uva había 3 o 4 personas. A continuación un grupo de 15 o 20 mujeres iban despalillando los racimos en gajos pequeños con unas tijeras y en cada capacheta (1 metro de circunferencia) se depositaban unos 10 o 15 kilos de uvas y se extendían los pequeños racimos para que les diera bien el sol. Al llegar la noche se tapaban los racimos con otras capachetas para que no les cayera el rocío de la noche y se pudieran pudrir. Las paseras eran vigiladas por un guarda toda la noche. El proceso hasta que las uvas se hacían pasas duraba unos 15 0 20 días. Otros operarios se encargaban durante estos días de dar la vuelta a los racimos para que se desecaran al completo.

Cuando todos los racimos estaban ya desecados se llevaban al lagar y se molturaban obteniendo el vino dulce Pedro Ximénez, con una graduación de 24 a 28 grados. Este era el vino utilizado por el cura para decir misa. También hay que indicar que la uva que se compraba de otros pueblos (Bailén, Rus, Torredelcampo, etc.) una vez llegada al lagar se depositaba en unos recipientes donde grupos de mujeres despalillaban los racimos y clasificaban las uvas ya maduras para molturarlas aparte y obtener vino dulce. Esta vieja tradición de hacer paseras por desgracia ya no se lleva a cabo en nuestros pagos.


5.- Otras Bodegas Loperanas. Sus Vinos Dulces.-


Otras bodegas loperanas donde también se elaboraron vinos dulces fueron, las Bodegas Las Miguelicas (1924-1960), fu fundador y dueño fue Miguel Morales Merino, posteriormente fueron regentadas por sus tres hijas, Carmen, Josefa y Lorenza. Las mismas estuvieron ubicadas en la calle Real número 19, se trató de una bodega de tipo familiar, que elaboró un tipo de vino dulce llamado Dulce apagado, el cual se obtenía de mostos de 16 o 17 grados, los cuales se depositaban en bocoyes de 40 arrobas, con la composición de 36 arrobas de mosto y 4 de alcohol vínico de 80 grados. A continuación se tapaba el bocoy con un tapón de corcho y se le echaba encima yeso, con el fin de que no llegase a fermentar. A los cuatro meses se abría el bocoy y se dejaba un tiempo prudencial hasta su puesta a la venta. Todo se vendía a granel en la localidad.

En el 1942 se van a fundar por el enólogo de Montilla (Córdoba), Antonio Bujalance Luque, las Bodegas y Criaderas de vinos Antonio Bujalance (1942-1970), las mismas estuvieron ubicadas en la calle Llanete de Orgaz y en la misma bodega había un despacho de vinos llamado el Realejo, debido a que la copa de vino tanto de blanco, como de dulce valía un real, si bien el tamaño de las copas variaba, siendo más pequeñas las del dulce el cual se vendía más caro que el blanco. Los vinos dulces que elaboraban estas bodegas eran similares a los de las Bodegas Las Miguelicas, si bien la cantidad que se elaboraba era prácticamente por encargo y se embotellaba para hacer regalos en navidad. Este vino se comercializaba casi todo en Córdoba capital.

Una de las bodegas con más solera y arraigo en Lopera, fue la que se fundó en el Castillo de la Orden de Calatrava, por el químico y sobrino de Bartolomé Valenzuela, Alfonso Sotomayor Valenzuela, bajo el nombre de Bodegas Sotomayor (1945-1987). Sin duda junto a las Bodegas Valenzuela, fueron las más importantes en cuanto a producción y calidad de sus mostos (Generoso, Raya, Tinto y Blanco de Mesa, Fino Sotomayor, el 5 de Oros y los Dulces). Familias que dieron sus vidas por el vino, como los Quero, Clemente, Cantero, Hidalgo, Hombrado, Palomo etc. fueron los verdaderos artífices de que los vinos Sotomayor, adquirieran fama y se difundieran por toda España. Estas Bodegas llegaron a elaborar tres tipos de vinos dulces a partir de uvas Pedro Ximénez. El ya mencionado Dulce Pedro Ximénez por el sistema de Paseras en el Pago de “La Sociedad” y en las eras de Alonso Valenzuela, las cuales estaban ubicadas junto a lo que hoy es el Colegio de Educación Infantil y Primaria “Miguel de Cervantes” También elaboraban el Dulce Apagado del que antes nos hemos hecho eco y el popular “Sancocho” o Vino Dulce Quemado. Su elaboración era a partir de mosto de unos 16 o 18 grados, el cual se depositaba en unas calderas con capacidad para unos 600 litros y se quemaba a base de ebulliciones hasta que se concentraba en unos 40 grados de azúcar, que se median con un pesa mostos. El mosto saliente se pasaba a un cono de cemento, aquí permanecía unos dos meses y cuando decantaba se hacía el vino dulce Sancocho. A cada bocoy con capacidad de 40 arrobas se le echaba 35 arrobas de vino blanco de 15 grados y 5 arrobas de sancocho. Resultando una composición con 10 grados de azúcar y 9 grados de alcohol. En los inicios se comenzó apagando unas 350 arrobas de sancocho, para finalizar elaborando más de 1000 arrobas. El proceso duraba todo el mes de enero y cada 24 horas se hacía una caldera de sancocho, la cual era vigilada d día y de noche por el capataz de la bodega, José Quero Utrilla y por los arrumbadores, Juan Clemente Cámara y Felipe Quero Utrilla. Este tipo de vino dulce se vendía a granel en garrafas por los pueblos de la provincia de Córdoba (Montoro, Villafranca, Pedro Abad, El Carpio, Alcolea, Villarubia, La Carlota, Palma del Río, Cárdena y en los Ventorrillos de la Sierra de Montoro) . También se vendía en Córdoba capital en dos despachos que tenían las Bodegas Sotomayor sitos en las calles Pedro López y el famoso “El 21” de la calle Medina Azahara.


La muerte de Bartolomé Valenzuela Rueda en 1949, va ser determinante para que sus bodegas se dividan en tres nuevos dueños:

1.- Alfonso Sotomayor Valenzuela, va a heredar el edificio de la Tercia Alta y baja (antiguo Posito de almacenaje de grano) el cual va a destinar para vinos de criadera y el edificio de la Hiedra, donde se encontraba una bodega de conos de cemento para almacenar vino.

2.- Rosario Rodríguez Criado, Viuda de Valenzuela, que hereda la mitad de las bodegas Valenzuela.

3.- Antonio Herruzo Martos, que hereda la otra mitad de las bodegas Valenzuela.

Las Bodegas Vda. De Valenzuela(1949-1987) estuvieron regentadas por la Viuda de Bartolomé Valenzuela y posteriormente por Cecilio Rodríguez Latorre. Otra saga de familias de loperanos como los Huertas, Moreno, Santiago, Melero, Vallejo etc. Dieron renombre a los vinos que elaboraron en estas bodegas (Puerto Alto, Solera, Fino Valenzuela). Dentro de los dulces elaboraron un Old Sherry a partir de paseras en los pagos de Monteviejo. Su venta fue en garrafas a granel en las provincias de Jaén y Córdoba.

En cuanto a las Bodegas Herruzo (1949), que lamentablemente son las únicas que aún siguen en funcionamiento, de las diez bodegas con las que contó la villa de Lopera, se siguen nutriendo de los viñedos existentes en los pagos de las Niñas Muertas y Las Cuarenta con unas 60 hectáreas ubicadas en el término municipal de Arjona. En las bodegas Herruzo aún se pueden leer en sus viejos bocoy, las firmas de algunas casas de donde fueron adquiridos por el fundador de las primitivas bodegas de Valenzuela, como Garvey, Goitia, Osborne, Marques del Mérito, Domecq etc. Estas bodegas elaboraron y embotellaron a partir de paseras en las tierras calmas del Pago de las Niñas Muertas, Monteviejo y las Cruenta, el vino Dulce Aperitivo Pedro Ximénez. Toda la producción de vino dulce se exportaba a Jerez y una pequeña parte se vendía a granel en la propia bodega. En la actualidad se sigue vendiendo vino dulce, pero a partir de otros sistemas de elaboración.

Por último tenemos las Bodegas Mary-Loren (1953-1977), que fueron fundadas por Pedro Alcalá Gutiérrez y estuvieron ubicadas en la calle Pablo Iglesias, número 7 y en ellas estuvo de químico, Martín Alcalá García y de arrumbador y alma mater, Francisco Muñoz Bellido. Tuvieron gran renombre sus vinos (San Martín, Viejo San Juan, Fino Mary-Loren y el Entrefino). En cuanto a los dulces elaboraban el Vino Dulce Apagado Mary-Loren, su elaboración no difería mucho de las anteriores: mostos de 16 o 17 grados se depositaban en bocoyes de 40 arrobas. A cada 36 arrobas de mosto se le echaban 4 de alcohol vínico de 80 grados y se tapaba el bocoy con un corcho y se enyesaba la parte superior del mismo, así permanecía durante 4 meses, luego se destapaba y tras permanecer un tiempo se vendía a granel en la bodega. Se solían hacer al año unas 100 arrobas de vino dulce, el cual se vendían casi en su totalidad en los pueblos del extrarradio y más concretamente a los aceituneros que trabajaban en las Sierra de Montoro (Córdoba).


6.- Anecdotario del Vino Dulce.-

En esta apartado nos haremos eco de algunas curiosidades y anécdotas que se han ido generando a través de los más de 60 años de historia del vino dulce en la villa de Lopera, que de paso hay que resaltar que fue y es el único pueblo de la provincia de Jaén donde se han elaborado y se siguen elaborando vinos dulces.

Comenzaremos nuestra andadura con una tradición un tanto peculiar que se impuso en los años 30 del siglo XX, que era que había madres- sin duda con buena fe y por ignorancia- que a los niños llorones, después de la papilla, les mojaban el chupete repetidas vedes en Vino Dulce Pedro Ximénez, para que los niños durmiesen “sin dar un ruido”. Y supongo que lo conseguirían como ustedes supondrán el “por que” de la medicina. Pues aún así los niños crecían sanos y alegres, muy sonrientes, hacían sus palmitas y hasta salían andando antes del tiempo.

Otra tradición un tanto extraña era que cuando una persona estaba ya moribunda se le solía dar una copita de vino dulce, con un significado un tanto irónico como era el pensar que este vino serviría para endulzar el mal trago que se le venía encima y de paso para alegrar el viaje que le esperaba al moribundo.

En torno a las Paseras de uvas Pedro Ximénez, también se vivieron algunas anécdotas dignas de mencionar, como aquella que sucedió una noche del mes de septiembre, cuando un grupo de jóvenes muchachas decidieron ir a hurtar uvas pasas, con tan mala fortuna que fueron sorprendidas “in fraganti” por el guarda de la pasera, el cual a voces les decía con un tono irónico: “muchachas si uvas me queréis robar antes me tenéis que calentar”. Curiosamente las capachetas de las paseras fueron utilizadas por miembros del ejército republicano como improvisadas camas en la batalla de Lopera en plena Guerra Civil Española.

En uno de los despachos de vino que había en Lopera ubicado en el Llanete de Orgaz, que pertenecía a las Bodegas Valenzuela, se vendía el vino blanco a 30 céntimos el litro y si te echaban un chorreón de dulce para que tuviera mejor paladar entonces valía 35 céntimos. Acto seguido el dependiente llamado Felipe Lara, hacía girar una manivela de una caja registradora y te daba un ticket, cuando juntabas 10 ticket, los podías canjear por un litro de vino gratis (era una manera de incentivar la venta de vino).

Las ventas de vino dulce en la localidad no eran muy grandes al valer el litro de vino dulce el doble que el vino blanco y se solían limitar a las que se hacían cuando había una boda, que se compraba vino dulce para las mujeres, también se vendía el vino dulce para decir misa y para abrir las ganas de comer.

En cuanto a las rotulaciones que se solían hacer en las botas de vino dulce destacó una que se suele aún decir en la localidad que decía así:

tengan en cuenta señores

que el que bebe de este vino el mejor de los mejores

no se va con Tomas Pino” (era el enterrador)


Otra curiosa anécdota ocurrió en las Bodegas de Alfonso Sotomayor, que existían en el Castillo de Lopera. Su dueño Alfonso Sotomayor Valenzuela, tenía la costumbre de que a todos los buenos clientes que se acercaban al despacho del castillo para comprar vino en garrafas, les invitaba a una copa de vino dulce.

Así decía a Manuel Clemente Cámara, que atendía el despacho de vinos, una vez que terminaba de llenar todas las garrafas:


Manuel invita a este señor a una copa de vino dulce, que tiene el alimento de un huevo frito”.

Otra muy curiosa ocurrió cuando en cierta ocasión vinieron a Lopera unos representantes de muebles para mantener una reunión con los miembros de la Cooperativa Loperana del Mueble (COLOMU). Tras finalizar la misma fueron a visitar las Bodegas del Castillo y se interesaron por el edificio que albergaba las mejores soleras, es decir la tercia baja. Entonces, Juan Clemente se las enseñó gustosamente y les ofreció de beber de la popular “sacristía” (cachón de varias medias que contenían vino viejo y Pedro Ximénez dulce). Tras probar aquel delicioso manjar uno de ellos se sacó el pañuelo del bolsillo y lo roció de vino dulce, diciendo que era para conservar el extraordinario olor que desprendía, que a su juicio:

resucitaba a los propios muertos”


Por último nos haremos eco de una canción que se compuso a los vendedores de vino dulce de Lopera, los cuales solían bautizar más de lo normal el vino con agua. Con la misma se pretendió dar publicidad a la bodegas y d camino resaltar lo importante que era el comprar el vino en la bodega si no querías que te metieran “ gato por liebre”.


“Señores voy a contarles

la verdad en breve tiempo

de todos los vendedores de vino dulce

que habitan en este pueblo.

Primero comenzaré con los taberneros

que bautizan el vino dulce

con capeche bueno

y también lo bautizan

con agua del tiempo.

y asi se emborrachan

los hombres tan prestos.

Cobran la copa muy cara

ellos se cuidan muy bien

todo sale del borracho

y de todo el que va a beber.

Cuando se emborrachan

del Pedro Ximénez

pierden el sentio

entonces el tabernero

hace el buen avío.

La pluma se gasta

de tanto sumar

y lo que les piden

le tienen que dar.


Por suerte amigo mío

en las Bodegas Valenzuela

puedes encontrar muchos toneles

repletos de dulce Pedro Ximénez.

Sin capeche, y sin nada de agua

Y por sólo una peseta y 45 céntimos

te sirven un buen litro

y derechito para la casa.


Hasta aquí nuestro repaso histórico por las bodegas y los vinos dulces loperanos, lástima que esta tradición tenga sus días contados, nosotros los más nostálgicos del vino hacemos votos para que siga la última bodega por muchos años, ya que si desapareciese, se daría al traste con más de cuatro siglos de tradición vitivinícola en la villa de Lopera.


NOTAS


(1) Archivo Histórico Nacional. Sección Ordenes Militares. Legajo 6109. Expediente 18. Visitación del Castillo y Encomienda de la Villa de Lopera. Pág. 15 r. A 18 vto.

  1. Archivo Histórico Municipal de Lopera. Sección Justicia. Expedientes y Autos Judiciales. Año 1777 . U.I. nº 586

  2. Ibidem. Sección Justicia. Juzgado de Paz. Inventarios de Bienes y Testamentos. Años 1600-1648 U.I. nº 629

  3. Ibidem. Sección Justicia. Buen Gobierno para los Guardas de la Dehesa, Olivares y Viñas. Año 1696 U.I. nº 580

  4. Archivo Histórico Provincial de Jaén. Catastro de Ensenada. Libro Maestro de Legos de Lopera. nº 7824

  5. A.H.M. Lopera. Sección Gobierno. Nombramiento de Guarda de Viñas de Antonio García. Año 1780 U. I. nº 2

  6. Ibidem. Sección Justicia. Expedientes y Autos Judiciales. Año 1758 U.I. nº 584

  7. Ibidem. Sección Justicia. Expedientes y Autos Judiciales. Relación de vinos, vinagres y aguardientes por el abastecedor Pedro Jacinto Gutiérrez. Año 1776 U.I. nº 584

  8. Ibidem. Sección Gobierno. Ordenes Generales. Años 1793-1797 U.I. nº 7

(10)Ibidem. Sección Gobierno. Actas Capitulares (1800-1812) Año 1804

U.I. nº 20

(11)Ibidem. Sección Justicia. Expedientes y Autos Judiciales. Año 1806 U.I. nº 590

(12)Ibidem. Sección Justicia. Expedientes y Autos Judiciales. Año 1819. U.I. nº 592

(13)Ibidem. Sección Justicia. Expedientes y Autos Judiciales. Año 1820 U.I. nº 593

(14)Ibidem. Sección Justicia. Expedientes y Autos Judiciales. Año 1824 U.I. nº 593.

(15) Archivo Bodegas Valenzuela. Precios vinos dulces 1933-35

Por José Luis Pantoja Vallejo - 28 de Noviembre, 2006, 12:14, Categoría: Historia de Lopera
Enlace Permanente | Referencias (0)

EL CASTILLO-FORTALEZA DE LA ORDEN DE CALATRAVA DE LOPERA

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista de Lopera.

         

Introducción

 

          Rodeada de una alfombra de olivos y enclavada en la parte más noroccidental de la provincia de Jaén, nos encontramos con la villa señorial de Lopera. Un pueblo acogedor de gente sencilla, con unas 4000 almas, que ha sabido guardar celosamente un rico y vasto patrimonio histórico artístico, un legado de sus antepasados que durante siglos estuvieron asentados en estas feroces tierras de la campiña de Andújar, regadas por el Guadalquivir y su afluente el arroyo Salado de Porcuna.

          Lopera cuenta con un potencial turístico impresionante sin explotar, además de los monumentales edificios de rancio abolengo que se desparraman por el casco antiguo, también cuenta en el extrarradio de su término municipal con otros edificios que sin duda vale la pena visitar, como por ejemplo son las Casas Cuevas construidas en 1828 en el acceso a Lopera por la carretera de Porcuna, sus cortijos (sobresale el Morrón o San Eloy) y casas de campo y un importante legado de construcciones procedentes de la Guerra Civil Española (Batalla de Lopera librada del 26 al 29 de diciembre de 1936), representados por bunker, nidos de ametralladoras, polvorines, trincheras, observatorios etc. Pero volviendo al casco antiguo  y más concretamente en torno a la Plaza Mayor de la villa nos encontramos con una trilogía de edificios que dan a Lopera un carácter genuino. El poder civil representado por el ayuntamiento, un edificio con portada de orden toscano fechado en 1605. El religioso por la iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción (patrona de Lopera desde al año 1623)  fechada en el primer cuarto del siglo XVI, la cual alberga en su interior un extraordinario sepulcro renacentista dedicado a Dª Marina Fernández de Torres y su Museo Parroquial y el poder militar representado por el máximo exponente del patrimonio histórico de Lopera: el Castillo Calatravo del siglo XIII.

          Además de este rico patrimonio Lopera también atesora un grupo de ermitas de estilo barroco, destacando la de San Roque (patrón de Lopera desde el año 1644),  Cristo del Humilladero, Jesús, la Magdalena (hoy destruida) y la moderna de San Isidro. Tampoco hay que olvidar la docena de casas nobiliarias con sus heráldicas y los artistas que ha dado la tierra como el genuino "pintor de Lopera" Paco Cantero, el escultor Pedro Monje, Miguel Acevedo, las jóvenes y ya consolidadas promesas del arte como el pintor Julián Gallego y el polifacético Juan Manuel Pérez, sin olvidarnos del Museo de Arte Naïf de la octogenaria Ángela Uceda, el de miniaturas en madera de Diego Pérez y sobre todo del mejor músico y compositor que ha dado este pueblo, el maestro Pedro Morales Muñoz. Todo ello bien condimentado con un buen cachurro ( pan, aceite virgen extra de oliva, bacalao, rabanillas, aceitunas etc.) un vaso de vino de la tierra de las bodegas Herruzo producirán en el visitante un ambiente agradable y entrañable, que sin duda le inducirán a volver por estas tierras.

 

La Fortaleza Calatrava de Lopera

 

          El castillo de Lopera es sin duda una de las joyas del medieveo jiennense, por otra parte muy poco conocida, ya que siempre que se ha realizado algún estudio sobre plazas fortificadas de la provincia ha quedado marginada, sin duda, por haber estado siempre en manos privadas y por el hermetismo de sus dueños que nunca han dado facilidades para acceder a su interior a los numerosos investigadores que han intentado realizar algún estudio de su conjunto. Nuestro insigne paisano arjonero, Juan Eslava Galán nos aporta en un estudio sobre el castillo de Lopera, que bien podría tratarse del castillo musulmán de Bayyara, sin embargo los restos actuales no revelan origen musulmán. El Castillo de Lopera fue tomado en 1240 por Fernando III "el Santo", en la lucha que enfrentó a musulmanes y cristianos, el castillo perdió parte de sus defensas, ante lo cual el rey cristiano hizo restaurar y reconstruir las mimas, reconociendo su indudable valor estratégico. Poco después de su toma paso a manos de la Orden Militar de Calatrava. Las luchas entre nobles del siglo XV, también tuvieron su episodio en el Castillo de Lopera. Así en 1466, las tropas del Consejo de Realengo de Andújar, partidarias de la coalición formada por el Rey Enrique IV, el Condestable de Castilla, D. Miguel Lucas de Iranzo y D. Beltrán de la Cueva, dirigidas por su alcalde, D. Pedro de Escavias atacan y saquean el castillo de Lopera con 300 peones y 60 rocines. Lopera era aliada de  D. Pedro Pacheco, Marqués de Villena y D. Pedro Girón, Maestre de Calatrava (del mismo se conserva en el Archivo Municipal de Lopera un documento fechado en 1469). En el asalto causaron daños en el adarve y se llevaron muchas joyas y ganados.

 

Descripción del Castillo

 

          La fortaleza loperana ocupa 3.543 metros cuadrados en pleno centro de la localidad. El núcleo principal del castillo consta de dos compactas torres unidas por gruesos muros, los cuales tendrían función de segundas defensas para casos de asalto, dichas torres se llaman Santa María (mandada construir por el comendador de Lopera y Castilsera, Juan Pacheco y Torres en 1535 y que actualmente alberga el Museo de la guerra Civil) y San Miguel (guarda parte de un palomar medieval). Rodeando ambas torres, con una separación considerable de ellas nos encontramos con la muralla, toda almenada, que a su vez es perímetro del conjunto y su base forma un pentágono irregular con cinco torreones más pequeños que las torres centrales, siendo de formas cilíndricas tres de ellas, pertenecientes a la fachada principal y cuadradas las dos posteriores. La entrada al adarve se hace por arco de medio punto con dovelas y jambas que son fustes de columnas de origen romano. Todo el castillo está construido de mampostería y con mortero de cal.

 

Los usos de la fortaleza en el siglo XX.

 

En 1854 el castillo es adquirido por Alonso Valenzuela Bueno tras la desamortización de Pascual Madoz, quien lo dejó en testamento a sus hijos Bartolomé y Pilar Valenzuela Rueda el 19 de agosto de 1886. Tras la muerte de ésta, es Bartolomé Valenzuela quien lo gestiona directamente, hasta que hacia 1942 pasa a manos de su sobrino Alfonso Sotomayor Valenzuela, a pesar de que aquel no muere hasta 1949. En 1987 es heredado por los descendientes de Alfonso Sotomayor.

 

A lo largo del siglo XX el castillo ha tenido varias utilidades, y más concretamente el Patio de Armas, el cual ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo de su historia. Además de caballerizas y custodia de los aperos de labranza, hay que destacar que en los años 20 se utilizó como seca­dero de tabaco, que se cultivaba en la Vega del Salado, en sus variedades de carasqueño y habanos. El primer cine sonoro de Lopera, el Cine Olimpia, funcionó en el Patio de Armas del Castillo, aunque lamentablemente tuvo una corta duración en el tiempo. Fue en el verano de 1932 cuando José Martínez Alcalá quien inició las primeras proyecciones de cine, que alternó con espectáculos de flamenco y con algunas representaciones teatrales. Posteriormente, en 1935 se estableció en el mismo lugar anterior el Cine Malori, que llegó a Lopera de la mano de Manuel López Rincón. También fue un cine sonoro y estuvo en funcionamiento todos los veranos hasta la llegada de la guerra civil. De igual forma, durante los veranos de 1942 y 1946 se proyecta cine en el patio del castillo. En esta ocasión se denomina Salón Recreo y es propiedad de Juan Antonio Rueda. Bajo la dirección de la polifacética Elisa Alcalá Marín en el año 1946 es para nuestro castillo su estreno como foro teatral. El Patio de armas es el lugar elegido para tal evento por el Grupo Artístico de Lopera. Aquí se representan dos obras teatrales: el 1, 4 y 22 de agosto y el 1 de septiembre la comedia lírica "Luisa Fernanda", obra de F. Romero y Fernández Shaw con música de Moreno Torroba; el 8 de septiembre la comedia en tres actos de los hermanos Álvarez Quintero "El Centenario". El grupo teatral lo componían un conjunto de loperanos autodidactas que por aquellos tiempos se había dado al cultivo del arte escénico.

La obra "Luisa Fernanda" contó con el siguiente reparto:

·         Luisa Fernanda: Teresita Rueda.

·         Carolina: Luisa Muñoz.

·         Mariana y Rosita: Anita Velasco.

·         La Chunera: Margarita Velasco.

·         Una criada: Carmen Cantero.

·         Una vecina: Anita Bellido.

·         Vidal Hernando: Juanito Rueda.

·         Javier Moreno: Carlos Barberán.

·         Aníbal: Antonio Melero.

·         Don Florido: José García.

·         Nogales: Eufrasio Barberán.

·         Bizco Porras: Francisco Gómez de Ramón.

·         Jeromo: Mérida.

·         El Saboyano: Gómez.

·         Don Lucas: Francisco Lara.

·         Damiselas: Concepción Palomo, Josefa Alcalá, Francisca Santiago y Carlota Gallo.

·         Pollos: Juan Mérida, Juan de Dios Coca, Juan Serrano y Francisco Valenzuela.

·         Mozos: Lara, Cantero, Navarro y Santiago.

·         Decorados: Cantero y Latorre.

·         Sastrería: Alcalá.

·         Modista: Juana.

·         Apunte y dirección: Elisa Alcalá.

·         Maestro concertador: Juan A. Chica.

 

Se cobraron unos precios asequibles a todo el pueblo con el fin de recaudar fondos para destinarlos a los más necesitados. Al final de la fiesta actuó la Orquesta Plata.

La segunda de las obras de teatro, "El Centenario", celebró tres funciones en el mismo lugar que la anterior. En esta ocasión el reparto fue el siguiente:

·         Currita: Eugenia Gómez.

·         Dª Marciala: Rosalía Mérida.

·         Dª Filomena: Hortensia Espín.

·         Eulalia: Margarita Velasco.

·         Carmen Campos: María Garrote.

·         Rosa: Anita Velasco.

·         Papá Juan: Chica.

·         Trino: Rueda.

·         Don Evaristo: García.

·         Antoñón: Barberán.

·         Manuel: Mérida.

 

En esta función actuó como fin de fiesta el coro "Los Vareadores" del sainete lírico "Luisa Fernanda" y la orquesta Plata.

Otro uso fue como centro de curación de aceitunas, las especialidades eran las típicas de Lopera: en sosa, "machacás" y "rajás" con aliño de ajos, tomillo, hinojo y cáscara de naranja. Se inició hacia 1950 y duró hasta los años 1980-81. En el patio trasero del castillo se seleccionaban las aceitunas y se curaban en botas de roble. Entre 1950 y 1958 se llevaban a Madrid y Barcelona. La torre de San Miguel también se utilizó durante un tiempo como camada de zorros y la torre de Santa María además de capilla como residencia de la familia Sotomayor.

Durante la guerra Civil Española el castillo fortaleza de Lopera fue utilizado primero por las milicias rojas, hasta que tras fuertes enfrentamientos fueron expulsadas del pueblo. Las tropas nacionales ocuparon el recinto y utilizaron la torre de Santa María como observatorio de aviones. Finalmente, quedó instalada de forma permanente la Sección Colombófila de Córdoba, utilizando, cómo no, el palomar medieval de torre de San Miguel. En este periodo sufrieron voladuras algunos de los matacanes de la torre de Santa María y de San Miguel y los torreones circulares que dan a la plaza, siendo restaurados de forma tosca con ladrillo por parte de Regiones Devastadas. A modo anecdótico citamos el uso del castillo en este periodo como eventual coso taurino. Fue en 1937 cuando se improvisó una capea en el patio principal del mismo. La vaquilla enfurecida subió la rampa ya desaparecida, que daba acceso al muro almenado situado en la parte derecha de la entrada por el paseo de Colón, y embistió a varios mozos, uno de los cuales, Santiago Canales "el tiznao" (herrero de profesión) tuvo la ocurrencia de saltar al vacío fuera del castillo. La suerte hizo que cayera sobre diverso material apilado junto al muro y que sólo sufriera roces y magulladuras.

Hacia 1945 Alfonso Sotomayor funda con sede en el castillo la bodega que llevaba su mismo nombre. Este hecho dejará una marca imborrable en la vida del monumento, porque no sólo fue acondicionado como residencia temporal en tiempo de vendimia, sino que dado el éxito que tuvieron sus caldos, se fueron modernizando sus instalaciones e introduciendo cambios casi irreversibles en el castillo. Destaca el ensanche de la puerta de entrada, la creación de una gran torva de recogida de la uva, los sistemas de prensado cilíndricos, los conos subterráneos, etc. Por otro lado, se construyó una impresionante nave que ocupó toda parte delantera de las torres centrales, según se entra por la puerta principal.  Allí se almacenaron miles de botas de roble en las que pudiera criarse y envejecer el vino llamado de "palo cortao" o Pedro Ximénez, que tomó como nombre popular "fino raya". Por otro lado, para cobijar la maquinaria se construyeron alrededor de todo el perímetro unas modernas techumbres a base de hierro y Uralita.

          En los inicios de la década de los 80 se aprecia una importante dejadez del castillo y del viñedo, lo que unido a la venta sucesiva del patrimonio agrícola de los Sotomayor, tuvo como consecuencia el cierre de la bodega, lo que contribuyó de forma decisiva a acelerar el deterioro del castillo debido a una enfermedad ya vieja en él: la dejadez. En 1995 se inicia el desmantelamiento definitivo de todo lo que tuviese algún valor en el mismo. Adiós soleras de Monteviejo, Valcargado y Pelegrín, que sirvieron para animar tantas y tantas veladas y Ferias de los Cristos.

          Por último un recuerdo nostálgico al lagar (no debemos de olvidar que gracias a él y su actividad, han influido de una manera determinante para que el castillo se mantuviese en buen estado de conservación) a las botas y bocoyes de roble ameri­cano, a los conos de hormigón que desaparecieron de una manera fulminante con el cierre de las bodegas en el año 1987.

 

El futuro del castillo

 

          El castillo de Lopera fue declarado en 1993 como BIC (Bien de Interés Cultural) y ha sido propiedad privada hasta hace unos años. El 28 de febrero de 2000 se constituía en Lopera una Plataforma para la defensa del castillo presidida por el alcalde de Lopera, Pedro Valenzuela Ruiz y compuesta por 15 miembros con el único fin de conseguir la titularidad pública del monumento. Tras varios años de trabajo y reuniones con sus dueños, la familia Sotomayor fijo su venta en 50 millones de las antiguas pesetas incluyendo en el precio la Casa de la Tercia (edificio de almacenaje de grano en la edad moderna) y finalmente el 27 de diciembre de 2002 fue adquirido por el ayuntamiento de Lopera. Par su adquisición contó con la ayuda de los socios de la Cooperativa Oleícola "La Loperana" que desinteresadamente cedieron una peseta por cada kilo de aceituna que se cosechó en el año de la adquisición y una subvención de la obra social de la Caja de Granada. Dentro de los posibles futuros usos del castillo el profesor de la Universidad de Jaén, el loperano Antonio Pantoja hizo un Plan de viabilidad que contemplaba la creación de varios museos (arqueológico, vendimia, aceite, costumbres populares etc.) sede de una Escuela taller municipal, sala de exposiciones, auditorio al aire libre etc. En la actualidad el castillo ya se puede visitar todos los domingos por las mañanas y en cualquier día pidiendo cita anticipada en el ayuntamiento. Un último impulso ha recibido el castillo con su incorporación a la Ruta de los Castillos y las Batallas.

          Ahora en pleno siglo XXI, siguen habitando en sus muros cientos de palomas y enredaderas de hiedra que escalando por sus murallas están deteriorando a pasos agigantados la fortaleza. Hace unos meses se constituía un equipo multidisciplinar compuesto por arqueólogos, historiadores y arquitectos que han realizado un estudio histórico sobre la fortaleza y han apuntado cuales serían a su juicio las actuaciones más urgentes para recuperar y poner en valor el edificio. Ojala y no se quede todo en aguas de borrajas y lleguen pronto las subvenciones de los distintos organismos (Diputación, Junta y Estado) para que el castillo pueda ser restaurado como se merece y para que pueda ser visitado y disfrutado por todos los loperanos, jienenses, andaluces, españoles y ciudadanos de la humanidad, ya que han sido demasiados los años que ha estado cerrado a cal y canto.

Introducción

 

          Rodeada de una alfombra de olivos y enclavada en la parte más noroccidental de la provincia de Jaén, nos encontramos con la villa señorial de Lopera. Un pueblo acogedor de gente sencilla, con unas 4000 almas, que ha sabido guardar celosamente un rico y vasto patrimonio histórico artístico, un legado de sus antepasados que durante siglos estuvieron asentados en estas feroces tierras de la campiña de Andújar, regadas por el Guadalquivir y su afluente el arroyo Salado de Porcuna.

          Lopera cuenta con un potencial turístico impresionante sin explotar, además de los monumentales edificios de rancio abolengo que se desparraman por el casco antiguo, también cuenta en el extrarradio de su término municipal con otros edificios que sin duda vale la pena visitar, como por ejemplo son las Casas Cuevas construidas en 1828 en el acceso a Lopera por la carretera de Porcuna, sus cortijos (sobresale el Morrón o San Eloy) y casas de campo y un importante legado de construcciones procedentes de la Guerra Civil Española (Batalla de Lopera librada del 26 al 29 de diciembre de 1936), representados por bunker, nidos de ametralladoras, polvorines, trincheras, observatorios etc. Pero volviendo al casco antiguo  y más concretamente en torno a la Plaza Mayor de la villa nos encontramos con una trilogía de edificios que dan a Lopera un carácter genuino. El poder civil representado por el ayuntamiento, un edificio con portada de orden toscano fechado en 1605. El religioso por la iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción (patrona de Lopera desde al año 1623)  fechada en el primer cuarto del siglo XVI, la cual alberga en su interior un extraordinario sepulcro renacentista dedicado a Dª Marina Fernández de Torres y su Museo Parroquial y el poder militar representado por el máximo exponente del patrimonio histórico de Lopera: el Castillo Calatravo del siglo XIII.

          Además de este rico patrimonio Lopera también atesora un grupo de ermitas de estilo barroco, destacando la de San Roque (patrón de Lopera desde el año 1644),  Cristo del Humilladero, Jesús, la Magdalena (hoy destruida) y la moderna de San Isidro. Tampoco hay que olvidar la docena de casas nobiliarias con sus heráldicas y los artistas que ha dado la tierra como el genuino "pintor de Lopera" Paco Cantero, el escultor Pedro Monje, Miguel Acevedo, las jóvenes y ya consolidadas promesas del arte como el pintor Julián Gallego y el polifacético Juan Manuel Pérez, sin olvidarnos del Museo de Arte Naïf de la octogenaria Ángela Uceda, el de miniaturas en madera de Diego Pérez y sobre todo del mejor músico y compositor que ha dado este pueblo, el maestro Pedro Morales Muñoz. Todo ello bien condimentado con un buen cachurro ( pan, aceite virgen extra de oliva, bacalao, rabanillas, aceitunas etc.) un vaso de vino de la tierra de las bodegas Herruzo producirán en el visitante un ambiente agradable y entrañable, que sin duda le inducirán a volver por estas tierras.

 

La Fortaleza Calatrava de Lopera

 

          El castillo de Lopera es sin duda una de las joyas del medieveo jiennense, por otra parte muy poco conocida, ya que siempre que se ha realizado algún estudio sobre plazas fortificadas de la provincia ha quedado marginada, sin duda, por haber estado siempre en manos privadas y por el hermetismo de sus dueños que nunca han dado facilidades para acceder a su interior a los numerosos investigadores que han intentado realizar algún estudio de su conjunto. Nuestro insigne paisano arjonero, Juan Eslava Galán nos aporta en un estudio sobre el castillo de Lopera, que bien podría tratarse del castillo musulmán de Bayyara, sin embargo los restos actuales no revelan origen musulmán. El Castillo de Lopera fue tomado en 1240 por Fernando III "el Santo", en la lucha que enfrentó a musulmanes y cristianos, el castillo perdió parte de sus defensas, ante lo cual el rey cristiano hizo restaurar y reconstruir las mimas, reconociendo su indudable valor estratégico. Poco después de su toma paso a manos de la Orden Militar de Calatrava. Las luchas entre nobles del siglo XV, también tuvieron su episodio en el Castillo de Lopera. Así en 1466, las tropas del Consejo de Realengo de Andújar, partidarias de la coalición formada por el Rey Enrique IV, el Condestable de Castilla, D. Miguel Lucas de Iranzo y D. Beltrán de la Cueva, dirigidas por su alcalde, D. Pedro de Escavias atacan y saquean el castillo de Lopera con 300 peones y 60 rocines. Lopera era aliada de  D. Pedro Pacheco, Marqués de Villena y D. Pedro Girón, Maestre de Calatrava (del mismo se conserva en el Archivo Municipal de Lopera un documento fechado en 1469). En el asalto causaron daños en el adarve y se llevaron muchas joyas y ganados.

 

Descripción del Castillo

 

          La fortaleza loperana ocupa 3.543 metros cuadrados en pleno centro de la localidad. El núcleo principal del castillo consta de dos compactas torres unidas por gruesos muros, los cuales tendrían función de segundas defensas para casos de asalto, dichas torres se llaman Santa María (mandada construir por el comendador de Lopera y Castilsera, Juan Pacheco y Torres en 1535 y que actualmente alberga el Museo de la guerra Civil) y San Miguel (guarda parte de un palomar medieval). Rodeando ambas torres, con una separación considerable de ellas nos encontramos con la muralla, toda almenada, que a su vez es perímetro del conjunto y su base forma un pentágono irregular con cinco torreones más pequeños que las torres centrales, siendo de formas cilíndricas tres de ellas, pertenecientes a la fachada principal y cuadradas las dos posteriores. La entrada al adarve se hace por arco de medio punto con dovelas y jambas que son fustes de columnas de origen romano. Todo el castillo está construido de mampostería y con mortero de cal.

 

Los usos de la fortaleza en el siglo XX.

 

En 1854 el castillo es adquirido por Alonso Valenzuela Bueno tras la desamortización de Pascual Madoz, quien lo dejó en testamento a sus hijos Bartolomé y Pilar Valenzuela Rueda el 19 de agosto de 1886. Tras la muerte de ésta, es Bartolomé Valenzuela quien lo gestiona directamente, hasta que hacia 1942 pasa a manos de su sobrino Alfonso Sotomayor Valenzuela, a pesar de que aquel no muere hasta 1949. En 1987 es heredado por los descendientes de Alfonso Sotomayor.

 

A lo largo del siglo XX el castillo ha tenido varias utilidades, y más concretamente el Patio de Armas, el cual ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo de su historia. Además de caballerizas y custodia de los aperos de labranza, hay que destacar que en los años 20 se utilizó como seca­dero de tabaco, que se cultivaba en la Vega del Salado, en sus variedades de carasqueño y habanos. El primer cine sonoro de Lopera, el Cine Olimpia, funcionó en el Patio de Armas del Castillo, aunque lamentablemente tuvo una corta duración en el tiempo. Fue en el verano de 1932 cuando José Martínez Alcalá quien inició las primeras proyecciones de cine, que alternó con espectáculos de flamenco y con algunas representaciones teatrales. Posteriormente, en 1935 se estableció en el mismo lugar anterior el Cine Malori, que llegó a Lopera de la mano de Manuel López Rincón. También fue un cine sonoro y estuvo en funcionamiento todos los veranos hasta la llegada de la guerra civil. De igual forma, durante los veranos de 1942 y 1946 se proyecta cine en el patio del castillo. En esta ocasión se denomina Salón Recreo y es propiedad de Juan Antonio Rueda. Bajo la dirección de la polifacética Elisa Alcalá Marín en el año 1946 es para nuestro castillo su estreno como foro teatral. El Patio de armas es el lugar elegido para tal evento por el Grupo Artístico de Lopera. Aquí se representan dos obras teatrales: el 1, 4 y 22 de agosto y el 1 de septiembre la comedia lírica "Luisa Fernanda", obra de F. Romero y Fernández Shaw con música de Moreno Torroba; el 8 de septiembre la comedia en tres actos de los hermanos Álvarez Quintero "El Centenario". El grupo teatral lo componían un conjunto de loperanos autodidactas que por aquellos tiempos se había dado al cultivo del arte escénico.

La obra "Luisa Fernanda" contó con el siguiente reparto:

·         Luisa Fernanda: Teresita Rueda.

·         Carolina: Luisa Muñoz.

·         Mariana y Rosita: Anita Velasco.

·         La Chunera: Margarita Velasco.

·         Una criada: Carmen Cantero.

·         Una vecina: Anita Bellido.

·         Vidal Hernando: Juanito Rueda.

·         Javier Moreno: Carlos Barberán.

·         Aníbal: Antonio Melero.

·         Don Florido: José García.

·         Nogales: Eufrasio Barberán.

·         Bizco Porras: Francisco Gómez de Ramón.

·         Jeromo: Mérida.

·         El Saboyano: Gómez.

·         Don Lucas: Francisco Lara.

·         Damiselas: Concepción Palomo, Josefa Alcalá, Francisca Santiago y Carlota Gallo.

·         Pollos: Juan Mérida, Juan de Dios Coca, Juan Serrano y Francisco Valenzuela.

·         Mozos: Lara, Cantero, Navarro y Santiago.

·         Decorados: Cantero y Latorre.

·         Sastrería: Alcalá.

·         Modista: Juana.

·         Apunte y dirección: Elisa Alcalá.

·         Maestro concertador: Juan A. Chica.

 

Se cobraron unos precios asequibles a todo el pueblo con el fin de recaudar fondos para destinarlos a los más necesitados. Al final de la fiesta actuó la Orquesta Plata.

La segunda de las obras de teatro, "El Centenario", celebró tres funciones en el mismo lugar que la anterior. En esta ocasión el reparto fue el siguiente:

·         Currita: Eugenia Gómez.

·         Dª Marciala: Rosalía Mérida.

·         Dª Filomena: Hortensia Espín.

·         Eulalia: Margarita Velasco.

·         Carmen Campos: María Garrote.

·         Rosa: Anita Velasco.

·         Papá Juan: Chica.

·         Trino: Rueda.

·         Don Evaristo: García.

·         Antoñón: Barberán.

·         Manuel: Mérida.

 

En esta función actuó como fin de fiesta el coro "Los Vareadores" del sainete lírico "Luisa Fernanda" y la orquesta Plata.

Otro uso fue como centro de curación de aceitunas, las especialidades eran las típicas de Lopera: en sosa, "machacás" y "rajás" con aliño de ajos, tomillo, hinojo y cáscara de naranja. Se inició hacia 1950 y duró hasta los años 1980-81. En el patio trasero del castillo se seleccionaban las aceitunas y se curaban en botas de roble. Entre 1950 y 1958 se llevaban a Madrid y Barcelona. La torre de San Miguel también se utilizó durante un tiempo como camada de zorros y la torre de Santa María además de capilla como residencia de la familia Sotomayor.

Durante la guerra Civil Española el castillo fortaleza de Lopera fue utilizado primero por las milicias rojas, hasta que tras fuertes enfrentamientos fueron expulsadas del pueblo. Las tropas nacionales ocuparon el recinto y utilizaron la torre de Santa María como observatorio de aviones. Finalmente, quedó instalada de forma permanente la Sección Colombófila de Córdoba, utilizando, cómo no, el palomar medieval de torre de San Miguel. En este periodo sufrieron voladuras algunos de los matacanes de la torre de Santa María y de San Miguel y los torreones circulares que dan a la plaza, siendo restaurados de forma tosca con ladrillo por parte de Regiones Devastadas. A modo anecdótico citamos el uso del castillo en este periodo como eventual coso taurino. Fue en 1937 cuando se improvisó una capea en el patio principal del mismo. La vaquilla enfurecida subió la rampa ya desaparecida, que daba acceso al muro almenado situado en la parte derecha de la entrada por el paseo de Colón, y embistió a varios mozos, uno de los cuales, Santiago Canales "el tiznao" (herrero de profesión) tuvo la ocurrencia de saltar al vacío fuera del castillo. La suerte hizo que cayera sobre diverso material apilado junto al muro y que sólo sufriera roces y magulladuras.

Hacia 1945 Alfonso Sotomayor funda con sede en el castillo la bodega que llevaba su mismo nombre. Este hecho dejará una marca imborrable en la vida del monumento, porque no sólo fue acondicionado como residencia temporal en tiempo de vendimia, sino que dado el éxito que tuvieron sus caldos, se fueron modernizando sus instalaciones e introduciendo cambios casi irreversibles en el castillo. Destaca el ensanche de la puerta de entrada, la creación de una gran torva de recogida de la uva, los sistemas de prensado cilíndricos, los conos subterráneos, etc. Por otro lado, se construyó una impresionante nave que ocupó toda parte delantera de las torres centrales, según se entra por la puerta principal.  Allí se almacenaron miles de botas de roble en las que pudiera criarse y envejecer el vino llamado de "palo cortao" o Pedro Ximénez, que tomó como nombre popular "fino raya". Por otro lado, para cobijar la maquinaria se construyeron alrededor de todo el perímetro unas modernas techumbres a base de hierro y Uralita.

          En los inicios de la década de los 80 se aprecia una importante dejadez del castillo y del viñedo, lo que unido a la venta sucesiva del patrimonio agrícola de los Sotomayor, tuvo como consecuencia el cierre de la bodega, lo que contribuyó de forma decisiva a acelerar el deterioro del castillo debido a una enfermedad ya vieja en él: la dejadez. En 1995 se inicia el desmantelamiento definitivo de todo lo que tuviese algún valor en el mismo. Adiós soleras de Monteviejo, Valcargado y Pelegrín, que sirvieron para animar tantas y tantas veladas y Ferias de los Cristos.

          Por último un recuerdo nostálgico al lagar (no debemos de olvidar que gracias a él y su actividad, han influido de una manera determinante para que el castillo se mantuviese en buen estado de conservación) a las botas y bocoyes de roble ameri­cano, a los conos de hormigón que desaparecieron de una manera fulminante con el cierre de las bodegas en el año 1987.

 

El futuro del castillo

 

          El castillo de Lopera fue declarado en 1993 como BIC (Bien de Interés Cultural) y ha sido propiedad privada hasta hace unos años. El 28 de febrero de 2000 se constituía en Lopera una Plataforma para la defensa del castillo presidida por el alcalde de Lopera, Pedro Valenzuela Ruiz y compuesta por 15 miembros con el único fin de conseguir la titularidad pública del monumento. Tras varios años de trabajo y reuniones con sus dueños, la familia Sotomayor fijo su venta en 50 millones de las antiguas pesetas incluyendo en el precio la Casa de la Tercia (edificio de almacenaje de grano en la edad moderna) y finalmente el 27 de diciembre de 2002 fue adquirido por el ayuntamiento de Lopera. Par su adquisición contó con la ayuda de los socios de la Cooperativa Oleícola "La Loperana" que desinteresadamente cedieron una peseta por cada kilo de aceituna que se cosechó en el año de la adquisición y una subvención de la obra social de la Caja de Granada. Dentro de los posibles futuros usos del castillo el profesor de la Universidad de Jaén, el loperano Antonio Pantoja hizo un Plan de viabilidad que contemplaba la creación de varios museos (arqueológico, vendimia, aceite, costumbres populares etc.) sede de una Escuela taller municipal, sala de exposiciones, auditorio al aire libre etc. En la actualidad el castillo ya se puede visitar todos los domingos por las mañanas y en cualquier día pidiendo cita anticipada en el ayuntamiento. Un último impulso ha recibido el castillo con su incorporación a la Ruta de los Castillos y las Batallas.

          Ahora en pleno siglo XXI, siguen habitando en sus muros cientos de palomas y enredaderas de hiedra que escalando por sus murallas están deteriorando a pasos agigantados la fortaleza. Hace unos meses se constituía un equipo multidisciplinar compuesto por arqueólogos, historiadores y arquitectos que han realizado un estudio histórico sobre la fortaleza y han apuntado cuales serían a su juicio las actuaciones más urgentes para recuperar y poner en valor el edificio. Ojala y no se quede todo en aguas de borrajas y lleguen pronto las subvenciones de los distintos organismos (Diputación, Junta y Estado) para que el castillo pueda ser restaurado como se merece y para que pueda ser visitado y disfrutado por todos los loperanos, jienenses, andaluces, españoles y ciudadanos de la humanidad, ya que han sido demasiados los años que ha estado cerrado a cal y canto.

Por José Luis Pantoja Vallejo - 15 de Octubre, 2006, 19:29, Categoría: Historia de Lopera
Enlace Permanente | Referencias (0)

APUNTES PARA UNA HISTORIA DEL MAGISTERIO EN LOPERA (1748-1998)

Por José Luis Pantoja Vallejo - Cronista de Lopera.


INTRODUCCIÓN:

Bajo el título "Apuntes para una historia del magisterio en Lopera 1748-1998", englobamos de forma muy concisa los hechos más importantes acontecidos a lo largo de 250 años de historia. Antes de nada, queremos destacar los problemas inherentes a todo lo relacionado con la escuela, debido a una costumbre de los políticos en determinados periodos de la historia, que se podría considerar enfermiza o cuanto menos maniática, de manejarla, dominarla, censurarla y hacer de ella un dogma de transmisión de sus ideas en las generaciones más jóvenes con el fin de perpetuar sus ideales.

Hecha esta aclaración, queremos dejar constancia de que volver la vista atrás, echar mano de la historia de la aulas, constituye todo un cántico a la memoria de los tiempos pasados, que en este tema que nos ocupa, nunca fueron mejores. La historia de la educación en nuestro pueblo es similar a la acontecida en otros pueblos del entorno, una historia plagada de incertidumbres y de muchos claroscuros, una historia, que arroja quizás, más sombras que luces.

Hablar de educación en Lopera suscita en nuestro recuerdo imágenes imborrables de la infancia, lapiceros, pizarras, juegos, libros, amistades,... y, cómo no, la sombra indeleble de nuestro querido maestro, unida en los últimos 70 años al gran edificio escolar, que el destino quiso ponernos en nuestro camino. Hablar de educación en Lopera es evocar instantáneas apegadas a los ladrillos de las paredes del viejo edificio, fotogramas de una película, que transcurre entre pupitres, recreos, maestros armados de paciencia (y en muchos casos de "palmetas" y mal genio), moreras, gorriones, chimeneas de leña y tantas otras pequeñas cosas almacenadas en el interior más entrañable de cada persona.

ETAPAS DE LA EDUCACIÓN:

Nuestra aportación a la historia de Lopera, que todavía está por escribir, es un balance, pensamos que exhaustivo, de las distintas etapas por las que ha pasado la educación en nuestro pueblo. Desde los primeros años de enseñanza anclada a los dogmas de la política de turno, a la clarividencia de la República, pasando por las penalidades de la época franquista, para llegar, finalmente, a los grandes logros que ha traído la democracia a nuestro país. Los que siguen, son unos breves apuntes entresacados de las líneas todavía deshilachadas de un libro que estamos terminando y en el que se recogen 250 años de historia del magisterio loperano, de historia del pasado acontecido en las aulas de nuestro pueblo. Un libro que hemos ido tejiendo con la ayuda inestimable del saber y, cómo no, del recuerdo popular. Son las fuentes humanas a un nivel puramente oral, que todavía están abiertas a cuantas aportaciones podáis hacernos los que estáis ahí, interesados en un mejor conocimiento de nuestra historia. Pero también hemos escudriñado en las escasas fuentes escritas disponibles, sesgadas en su última parte, por una guerra que quiso acabar con muchas páginas sugerentes de nuestro pasado. Concretamente, hemos utilizado libros de actas y listados procedentes de la Delegación Provincial de Educación, así como escritos existentes en nuestro archivo municipal.

Para su estudio, destacaremos 6 etapas en la historia de la educación en Lopera:

1.      La educación entre 1748 y 1838.

2.      Etapa marcada por la utilización del Convento de San Juan de Dios como centro de enseñanza (1838-1931).

3.      La breve etapa republicana (1931-1936).

4.      La guerra civil (1936-1939).

5.      El periodo franquista (1939-1976).

6.      La época democrática (1976-1998).

LA EDUCACIÓN ENTRE 1748 Y 1838:

En una primera aproximación encontramos maestros de Primeras Letras y preceptores de Gramática, allá por la segunda mitad del siglo XVIII, faltos de casi todo tipo de material, pero repletos de ilusión y ganas de trabajar. Dotados de exiguos salarios y muy pocos medios, tenían auténticas dificultades para sobrevivir. Los maestros se dedicaban a la enseñanza elemental de los niños pequeños y los preceptores impartían Latín a aquellos discípulos mayores, que contaban con más conocimientos. El ya desaparecido Convento de los Franciscanos Descalzos o del Santo Cristo fue el lugar en el que se impartían las clases de Gramática y, muy probablemente, en sus domicilios familiares las clases de Primeras Letras. Eso sí, separados los niños de las niñas, que por aquel entonces eran una minoría. En estos momentos la educación todavía no era gratuita y existía gran absentismo escolar. El preceptor de Gramática más antiguo, que hemos encontrado es Diego Martínez de Morales, del que sólo conocemos que otorgó su testamento en 1687 ante el escribano José Andújar, tal y como consta en el Archivo Histórico Provincial de Jaén (Legajo 3922, folio 7). La mejor documentación escrita la encontramos en tiempos del preceptor Juan Francisco Neri Villaroel y Lara (1748) y del maestro de Primeras Letras, Juan Francisco González y Puentes (1794).

De Juan Francisco Neri se conserva en el archivo municipal un curioso auto de oficio fechado en 1752 en el que se le acusa de haber dejado embarazada a la doncella Catalina de Asensio y en el que consta que según declaración de ésta el embarazo tuvo lugar en casa de los padres del Preceptor de Gramática. El juez puso a Catalina de Asensio a cargo de un vecino hasta que dio a luz un niño y éste se bautizó. Juan Fco. Neri declaró haber mantenido relaciones carnales con Catalina de Asensio, por lo que fue encarcelado, se le embargaron los bienes y se le multó con 500 ducados, obligando a los padres del Preceptor de Gramática a que criasen al recién nacido. Como puede apreciarse, la conducta de los enseñantes siempre ha sido más recta y ejemplificante, que la de los mismos gobernantes. La anécdota no merece más comentarios.

ETAPA MARCADA POR LA UTILIZACIÓN DEL CONVENTO DE SAN JUAN DE DIOS COMO CENTRO DE ENSEÑANZA (1838-1931):

Avanzando en el tiempo llegamos a otra etapa singular en la historia de la educación loperana. Me refiero a la decisión tomada por el ayuntamiento en plena desamortización de 1838 de destinar la enfermería del Convento de San Juan de Dios como escuela pública. Este hecho denota un incremento de la importancia de la educación por parte de los políticos. Las clases de Gramática desaparecen y sólo queda una escuela gratuita para pobres a cuyo cargo está Francisco Acevedo un maestro con un sueldo de 200 ducados anuales, pagados por el ayuntamiento. En 1841 se crea otra aula más, de forma que existe una con 123 niños y otra con 58 niñas. Resulta curioso que la maestra al cargo de la escuela de niñas, María Inés Jabalera, cobre 50 ducados anuales, frente a los 200 ducados del maestro Francisco de Blanca. Una prueba palpable de la discriminación de la mujer, que observaremos perpetuada bastantes años más. Entre los documentos que hemos encontrado en esta época destaca un interrogatorio realizado en 1848 sobre aspectos muy concretos de la educación en Lopera, entre los que destacamos a grandes rasgos:

·       Existe sólo una escuela pública y ninguna privada.

·       Las clases son gratuitas sólo para los pobres y los que pagan lo hacen en porcentajes variados según la renta familiar.

·       Existe un maestro, Bernardo Lorite y una maestra, Mª Inés Jabalera.

·       El maestro cobra 3000 reales de vellón (unos 272 ducados) y la maestra 1100 (100 ducados), sueldos que indican la perpetuación de la discriminación por razón de sexo. No obstante, hay que señalar que la titulación del maestro es superior (Clase elemental), mientras que a la maestra no se le exige título y sólo se le hace una prueba de acceso por parte del ayuntamiento. Esta desigualdad de exigencia, parece que da pie a los políticos a mantener también diferencias en el sueldo.

·       Asisten a clase: 81 niños, de los que 41 no pagan; y 70 niñas, de las que 15 lo hacen gratis.

·       Parece que el número de niños se viene manteniendo estable los años anteriores.

·       Hay una gran diferencia entre la instrucción que reciben los niños y las niñas. Los niños tienen libros de textos (por ejemplo, Escuela de Instrucción Primaria de D. Ricardo Díaz de Rueda) y además reciben enseñanzas de Religión y Moral, Urbanidad, Lectura y Ortología, Aritmética y otras materias más. Las clases de las niñas, sin embargo, consistían en leer, escribir, contar, hacer media, bordado empastado y en tul y doctrina cristiana.

·       La edad escolar oscila entre los 5 y los 11-12 años.

·       Hay que destacar que según este interrogatorio el convento de San Juan de Dios sirve para dar las clases de niños, además de vivienda para el maestro. Las clases de niñas se imparten en la casa de la maestra. Desconocemos si este hecho fue provisional o perduró algunos años.

Llegados ya al presente siglo, encontramos un comienzo esperanzador del mismo, al mostrar los políticos un interés inusitado por mejorar la educación del pueblo. Fue el alcalde Desposorio Toro, allá por el año 1922 el que propuso por vez primera la necesidad de que Lopera contase con un grupo escolar propio. Este hecho marcará de una forma singular los aconteceres educativos de los loperanos hasta el día de hoy. Tras el paso dado por el ayuntamiento, se adquiere en 1924 a Alfonso Sotomayor el solar donde ubicar el centro y los patios de recreo. En 1925 el maestro Martín Valcárcel propone la construcción inmediata del centro, dadas las necesidades que tiene el pueblo. Es el ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Javier García de Leaniz, quien concede la construcción del centro, por lo que el ayuntamiento decide declarar al ministro hijo adoptivo de Lopera y ponerle su nombre a la calle Horno. En 1926 se hace entrega del solar y se comienzan los trabajos de preparación del terreno, pero con muy poco personal. El ayuntamiento solicita diversos préstamos, pero hasta 1929 no le es concedido uno por el Banco de Crédito Local por valor de 200.000 ptas. a un interés del 6 %. Lo curioso del préstamo es que el director de este banco era García de Leaniz, que ya había abandonado la política. La obra es adjudicada al contratista Ángel Palacios y es proyectada por el arquitecto José Corbellá Pené, natural de Andújar. Hasta 1931 no se entrega al edificio, al mismo tiempo que las casas de maestros. Para nosotros todo el periodo de construcción abarca desde 1924 hasta 1931. Su punto intermedio, 1928 nos señala por qué hablaremos de 70 aniversario más adelante.

LA BREVE ETAPA REPUBLICANA (1931-1936):

Antes de llegar al gran descalabro que supuso para la educación la guerra civil y la dictadura que siguió a la misma, nos detendremos en una fase corta pero muy fructífera en el terreno educativo, como en tantos otros de una hipotética España progresista. Nos referimos a los primeros años de andadura de la II República, en los que pudo maniobrar sin presiones y sin conspiraciones. El breve periodo que va desde 1931 hasta el comienzo de la contienda civil, señala un incremento cualitativo sin precedentes en el ámbito educativo. A partir de 1936 la educación se convierte en una herramienta política en manos de ambos bandos. Por un lado, nuestro colegio, construido durante la dictadura de Primo de Rivera, entra en funcionamiento y es dotado de todo el mobiliario preciso para una enseñanza de calidad. Imaginemos por un momento el mismo centro que hoy utilizamos para un total de 24 unidades, tan sólo para 12 unidades. Pensemos las innovaciones del momento: en el ámbito material, se construye el centro elevado del suelo para evitar ruidos, todas las clases cuentan con chimenea y suelo de madera, amplias galerías para realizar los recreos los días de lluvia, aulas muy amplias, zona de servicios para niños y para niñas; a nivel pedagógico, libertad de cátedra, integración social de las clases obreras, libertad religiosa, coeducación, carácter creativo e innovador de la enseñanza, cursos de formación permanente del profesorado, por citar sólo algunas de las propuestas señaladas en la constitución de 1931. Hasta la fecha no hemos podido constatar de manera fehaciente si al inaugurarse el centro estaban juntos los niños y las niñas como establece el ideal republicano.

Los presupuestos destinados por el ayuntamiento a la instrucción pública a lo largo del periodo 1870 a 1957 atestiguan lo que acabo de exponer. Si el curso 1870-71 se destinan 4870 ptas. y 25 céntimos a educación, esta cantidad baja drásticamente al llegar la dictadura de Primo de Rivera y en 1924 son sólo 1850 ptas. las que se presupuestan, cantidad que baja a tan solo 650 ptas. en 1930 y que con la llegada de la II República en 1931 sube hasta la cantidad astronómica de 35270 ptas. De nuevo el franquismo rebaja esta cifra a 9758 ptas. y 20 céntimos en 1939, cantidad que se incrementa poco a poco hasta llegar en 1957 a 77760 ptas. y 18 céntimos. Se constata, pues, la poca relevancia que tiene la educación para los regímenes dictatoriales.

Hacia 1927 vio la luz el único centro privado que ha existido a lo largo de la historia de Lopera, el colegio "Sagrado Corazón de Jesús", regentado por las hermanas de la Cruz. En este centro, situado junto a la ermita de Jesús, se impartieron los niveles de Preescolar y los primeros ciclos de la Educación General Básica. En las décadas de los 50-60 el centro contaba con comedor y tenía 2 ó 3 secciones (unidades que agrupaban varios niveles) de niñas. Algunas hermanas que impartieron clases en el centro fueron: Hermana María de la Aurora, que hacía la función de supervisora, Hermana María del Refugio, que era pianista, o Hermana San Isidro, que era bordadora.

LA GUERRA CIVIL (1936-1939):

La llegada de la contienda civil supone en la zona fascista una ruptura total de todos los avances en materia educativa llevados a cabo por la República y marca un periodo negro en la historia de España, que salpica a todos los ámbitos de la sociedad, incluida, claro está, la educación. En estos años (1936-39) se dan clases en el número 2 de la Plaza de José Antonio, en una casa propiedad de D. Bernardo Velasco. La pobreza intelectual y las penurias de todo tipo nos impiden ampliar más este periodo en el que no ocurre prácticamente nada de interés y en el que el absentismo escolar está a la orden del día. Los grupos escolares son utilizados para usos militares y quedan semiderruidos.

EL PERIODO FRANQUISTA (1939-1976):

Terminada la guerra, el bando ganador acomete la tarea de reconstruir los grupos escolar, al mismo tiempo que se encarga de destruir toda la obra progresista llevada a cabo por la II República. En este periodo franquista, la escuela se llena de enseñas totalitarias, propias de un régimen en el que impera el adoctrinamiento ideológico. Los primeros años sirven para depurar el profesorado y eliminar a todos los que pudieran ser simpatizantes del gobierno republicano. Fue un objetivo prioritario de la dictadura utilizar las escuelas para inculcar en las nuevas generaciones los intereses patrios en la dirección que se marcaba desde las altas jerarquías. La aulas de la postguerra se identificaban por las enseñas propias de los regímenes fascistas, en nuestro caso el retrato del dictador, junto con el de Primo de Rivera, al lado de la estampa casi siempre coloreada de la Inmaculada. Estado e iglesia, iglesia y estado dictaban las normas educativas. Era el nacional-catolicismo. Ambas instituciones mostraron una férrea presión sobre el magisterio de la época, maniatado ante cualquier brote de libertad de cátedra y anclado a unos textos manipulados y censurados hasta la saciedad.

En Lopera este agrio periodo de nuestra historia tiene muy diversos signos identificativos, muchos de los cuales son de índole generalizada en todas las poblaciones. A modo de resumen, destacaremos los más significativos:

·         La enseñanza, como hemos comentado anteriormente, está controlada a nivel político y eclesiástico. Prueba de ello es la denominada Junta Local de Enseñanza Primaria (equivalente al actual Consejo Escolar, aunque con más prerrogativas que éste). La Junta tiene su sede en el nº 1 de la calle 18 de Julio al encontrarse en reparación el ayuntamiento y en 1949 se traslada a la sede definitiva del ayuntamiento en la plaza del generalisimo.

·         Años 1945-48 estaba presidida por el alcalde (Pablo Ruiz Haro) y formada por un concejal (Antonio Peña Coba), el cura (Manuel Casado Vallejo), el médico (Vicente Rey González), un representante de la sección femenina (Francisca Caruana Mateos, que casualmente era la directora de la Escuela Graduada de Niñas), el delegado local del frente de juventudes (Pedro Reca Valenzuela), una maestra designada por la inspección (Carmen Casado García), dos padres designados por la Asociación provincial de padres de familia (no fueron nunca nombrados) y un maestro (Luis Gámiz Pasadas, director de la Escuela Graduada de Niños), que hacía las veces de secretario.

·         Dentro de la Junta existía la Comisión Local de Mutualidades y Cotos Escolares de Previsión, formada por el primer teniente de alcalde (Antonio Rodríguez-Muñoz Cobo), el cura párroco (Manuel Casado Vallejos), un representante de la Jefatura Local de Falange y las JONS (Antonio Palomo Morales), un representante del Instituto Nacional de Previsión), el notario (Luis Oliva Sacristán) y el médico (Juan Domingo Gálvez Pérez). Esta comisión no llega a funcionar debido a que no existe ningún tipo de mutualidad de maestros o vecinos, ni obra social que pueda adherirse a tal iniciativa.

·         Como pruebas irrefutables del vínculo que se establece en esta etapa entre escuela e iglesia destacamos:

·         La preparación exhaustiva llevada a cabo por los maestros a los niños que van a realizar la Primera Comunión, a la que se da extrema importancia desde la misma escuela. En 1963 es Francisco Sánchez el que la lleva a cabo (60 niños) y posteriormente serán otros maestros los que se harán cargo de esta función.

·         El hecho anterior se completa con la celebración desde 1964 de la Primera Comunión en el comedor del colegio, a la que se invita a los comulgantes y a las autoridades locales. En nuestro recuerdo está con nostalgia aquel desayuno a base de chocolate, tortas y algún dulce, junto con familiares y amigos. Un acto entrañable, repleto de austeridad, frente a los despilfarros desnaturalizados en los que nos hemos sumergido en los últimos años.

·         La penalización de las faltas a misa. Literal punto 2 acta 3-02-65: "Se acuerda, vista la irregularidad de la asistencia de los niños y niñas a la Santa Misa tomar las medidas oportunas para que ningún alumno se quede sin cumplir este precepto, castigándose al niño o niña, que no asista en corporación con los Sres. maestros y maestras a la no asistencia a clase por espacio de dos días". El cura en este tiempo era Joaquín Parra González.

·         Hasta 1962 no tenemos constancia de la existencia de una Junta de Maestros (antecesora del Claustro de profesores). Como dato curioso destaca la no existencia de actas de las reuniones de maestras. Desconocemos si es que se han perdido o que no hubiese costumbre de hacerlas. Este mismo año el centro tiene 6 secciones (unidades) de niños y 5 de niñas. Maestros:

Director sin grado: Francisco Sánchez Martínez.

Secretario: Juan García Priego (1º= 45 alumnos).

Maestros: Luis Gámiz Pasadas (3º= 46 alumnos), José R. Alcalá Gutiérrez (2º= 43 alumnos), Adolfo Ortega Mazuecos (4º= 46 alumnos), Alfredo Barberán Valcarcel (1º = 52 alumnos) y Pilar Bellido Navarro (Párvulos= 68 alumnos).

·         La primera Junta de maestros con director único para niños y niñas tiene lugar el 30 de Septiembre de 1963. El centro cuenta con 12 secciones y los maestros son:

Director sin grado: Francisco Sánchez Martínez.

Secretario: Juan García Priego.

Maestros: Francisca Caruana Mateos, Josefina Muñoz Hurtado, Carmen Pérez Gil, Consuelo Aznar Jiménez, José Alcalá Gutiérrez, Adolfo Ortega Mazuecos, María Digna Martínez Hortal (nuevo), Rosa Vara Rubio (nuevo), Luis Ortega Mazuecos (nuevo), Francisco Valenzuela Haro (nuevo) y Manuel Gascón Coca (nuevo).

·         Con respecto al centro:

·         Tras la guerra, el colegio pasa a denominarse "Escuela Nacional Graduada" con una separación tajante entre maestros (niños en planta baja y patio de la carretera) y maestras (niñas en planta alta y patio de detrás), contando además con una directora (Fca. Caruana Mateos) y un director (Luis Gámiz Pasadas). A partir de Julio de 1963 se engloban ambas escuelas en una, pasando a denominarse Agrupación Escolar Mixta "Tena Artigas". Lo de mixta vuelve a ser metafórico, porque siguen separados ambos sexos. El nombre le duró poco al centro, puesto que en el curso 1966/67 bajo la nueva dirección de Adolfo Ortega Mazuecos (director interino) el colegio toma el nuevo nombre de Agrupación Escolar Mixta "Miguel de Cervantes". El curso siguiente cambia la denominación a Colegio Nacional Mixto.

·         El edificio pasa por dos etapas de deterioro diferenciadas: la primera tras la guerra civil, en la que se encuentra semiderruido y Regiones desvastadas se encarga de su reconstrucción. Posteriormente, hacia 1956 se declara en ruinas y la Junta Local de Enseñanza Primaria con el apoyo de la inspección solicita la reparación del mismo, aunque hasta 1962 no dan comienzo las obras. Este curso las clases tienen lugar en locales, que no reunen las más mínimas condiciones. En Junio de 1963 se terminan las obras del centro y se vuelve a utilizar de nuevo.

·         Derrumbamiento de un techo: En acta de la Junta Local de Instrucción Pública se detalla hasta qué punto de deterioro se encontraba el centro. Literal (10-10-56): "Los componente de la Junta D. Luis Gámiz y Dñª Francisca Caruana como directores de las Graduadas de niños y niñas, respectivamente, dan cuenta del hundimiento ocurrido en una de las clases de niñas en la madrugada del 1 al 2 de los corriente, al desprenderse por completo el cielo raso de dicha clase y que de haber ocurrido durante horas de la escuela hubiera causado un día de luto para el pueblo, pues el sillón de la Sra. maestra quedó incrustado en la tarima de madera a causa de la cantidad de yeso que contenía el techo, el cual se derrumbó en un momento, con la particularidad que antes de caerse aparentemente el local parecía no amenazar ruina". En esta misma acta se deja constancia de que las clases de niñas quedan suspendidas y se empiezan a impartir en locales habilitados al efecto.

·         Cambio de solería de todo el centro durante el curso 64-65.

·         Hasta 1976 no se echa la primera capa de cemento al patio de niños.

·         Desde 1962 funciona un ROPERO ESCOLAR, que consiste en ayudas para compra de ropa y uniformes. Este mismo año se conceden 54 lotes de 400 ptas. con los que se entrega a cada beneficiario unas botas, chaqueta, pantalón, camisa, calcetines y pañuelo, todo ello en corte.

·         En Febrero de 1963 Fco. Sánchez (director de la Agrupación Mixta "Tena Artigas") y Juan García (secretario) recorren en taxi las caserías más importantes de nuestro término municipal con el fin de elaborar un itinerario y enviarlo a la Inspección. Un dato importante casi desconocido es que la inspectora Mª Asunción Arbiza, duda entre el transporte escolar o la creación de una escuela rural en la carretera de Madrid, según consta en acta de 27 de Junio de 1963. Al final se elige la vía del transporte escolar (Transportes Laureano Calvillo de Villa del Río), mediante un servicio diaria que traerá al centro el alumnado de las numerosas caserías cercanas. Comienza en el año 1965 con 60 alumnos y cobra 600 ptas. por día. Paradas en el recorrido del autobús: San José, Los Canales, Rojas, Las Viñas, Talero, San Joaquín, Arellano, Las Mercedes, El Abogado, Transformador, San José. Transportaba entre 23 y 28 alumnos.

·         El comedor escolar funciona desde 1963. Este primer año se le asignan 24 plazas, pero asisten 40 y en los curso sucesivos se va incrementando, llegando en el tiempo de la recolección de la aceituna a sobrepasar el número de 100 comensales. Sus instalaciones son una sala amplia situada al fondo de la planta alta y una cocina ubicada en la actual sala de Informática y la llevaban una cocinera (Gregoria Hurtado Colmenero y, posteriormente, Ana Marín Porras) y una ayudante de cocina (Isabel Pérez Marín), que era contratada en los meses de más trabajo, normalmente en la recolección de aceituna. Las ganancias que generaba el comedor se destinaron a comprar estufas y mobiliario para el mismo y para sufragar.

·         Desde el centro se realizan campañas sucesivas de leche y queso en la escuela. Todos tenemos aún impresos en nuestros ojos y en el paladar aquellos botellines de Coosur, que tomábamos con canela y azúcar. Eran años de penurias (aunque no para todos) y este subsidio a las zonas rurales deprimidas, propio de un país preindustrial, servía de consuelo espiritual a los altas jerarquías del régimen dictatorial.

·         Con el dinero excedente del comedor escolar se acomenten en 1964 dos actividades complementarias y una mejora en la infraestructura:

1.      Creación de un huerto escolar en terrenos del Grupo Escolar y acondicionamiento de los mismos para el riego. Está dirigido por Adolfo Ortega. Enrique Garrote Wenceslá dona los árboles frutales.

2.      Creación de una granja de cunicultura (conejos) en el patio de niños.

3.      Colocación de cortinas de tela azul a todo el centro.

·         Se suceden varios conserjes en el puesto: Antonio Gutiérrez Alcalá (1942), Ildefonso Alcalá Cerrillo (1948), Urbano Rivilla García (1950) y Antonio Herrero Sánchez (1963).

·         En los años 1971-72 se edita la revista "Nuestra Escuela" con colaboraciones de maestros y alumnos.

·         En este periodo se suceden diversos maestros y directores en el centro:

·         Hay un periodo en el que Lopera tiene dos directores:

Francisca Caruana Mateos (1945), dirige la Escuela Graduada de Niñas.

Luis Gámiz Pasadas (1945) es el director de la Escuela Graduada de Niños.

·       Francisco Sánchez Martínez (1962), es el único director sin grado (no da clase), que ha tenido Lopera. Es el primero que dirige de forma conjunta la escuela de niños y la de niñas a partir de 1963.

·         Juan García Priego (1964).

·         Adolfo Ortega Mazuecos (1966).

·         Francisco Valenzuela Haro (1972).

·         ACADEMIAS DE ENSEÑZANZA: Aparecen en este periodo varias academias de enseñanza, que posibilitaban, de un lado, la recuperación de los alumnos más atrasados y la preparación para el ingreso en el bachillerato, pero facilitaban, de otro, la discriminación por razones económicas. Destaca en 1944 la academia de Rafael Fernández, ubicada en la Plaza Bernabé Cobo, primero, y en el nº 5 de la calle Feria, después. Hacia 1953 aparecen dos nuevas academias: Santo Tomás de Aquino y la academia de Dñª Rosa. Ambas cuentan ya con varios maestros provenientes del colegio público. En los años 50 hay que mencionar las clases que daba el párroco Manuel Casado Vallejos, quien, sin llegar a formar una auténtica academia, contribuyó a la mejor la formación de determinadas materias. También destaca, ya a comienzos de los años 60, la academia San Fernando, que realizaba recuperaciones de materias y preparaba para el Bachillerato.

·         La EDUCACIÓN DE ADULTOS comienza en 1950, año en que es nombrado Rafael Garzón Pérez, maestro de la cortijada de Valcargao. Después continuará en cursos sucesivos utilizando las instalaciones del colegio público en horario de tarde-noche. En 1955 existen en Lopera 367 analfabetos entre 12 y 18 años (150 varones y 217 hembras) y 2189 con más de 18 años (755 varones y 1434 hembras). Las cifras muestran, por un lado los estragos de la guerra y la postguerra y, por otro, el escaso interés del régimen por mejorar el nivel educativo del pueblo, a pesar de que desde el curso 1955-56 existe en Lopera una Junta Local contra el Analfabetismo.

LA ÉPOCA DEMOCRÁTICA (1976-1998):

En 1976 llega la democracia, aunque la etapa denominada de transición democrática (1976-1986) depara pocas novedades a nivel educativo y será más tarde con la Reforma de la Enseñanza (1990), cuando se den los mejores pasos hacia una enseñanza de calidad.

Debido a que el índice de habitantes de las caserías va decreciendo paulatinamente, hacia 1979 se suprime el transporte escolar y, en consecuencia, el servicio de comedor. El centro queda configurado prácticamente con las mismas unidades que en 1978, es decir, 18 unidades mixtas y 2 de preescolar. En 1984 se amplían a cuatro las unidades de preescolar.

Uno de los primeros cambios que trae consigo la caída del régimen dictatorial en el terrero pedagógico fue la integración en 1977 de alumnos de un mismo sexo en la misma aula (aquello que ya implantó la II República en 1931) y que hace que se comuniquen las dos plantas del centro y éste pase a denominarse Colegio Nacional "Miguel de Cervantes", nombre que perdurará hasta 1982, fecha en la que el centro toma el nombre que conocemos en la actualidad.

El curso 76-77 comienza a funcionar por vez primera la Asociación de Padres de Alumnos. Hay que destacar que la iniciativa de esta idea parte del Claustro de Profesores y no de los padres, como parecería más lógico.

Durante el curso 83-84 tiene lugar un Curso de cine literario con la proyección de diversas películas en la galería del centro. Está auspiciado por la Caja de Ahorros de Córdoba.

Pocos aspectos de interés cabe destacar en este periodo, algunos de los cuales tienen que ver con la organización interna del centro más que con temas de interés general. Hasta el día de hoy se suceden en el cargo de director:

·           Francisco Haro Jiménez (1976).

·           Cayetano Gutiérrez Gracia (1979).

·           Felipe Hueso Vacas (1985).

·           Antonio Pantoja Vallejo (1990).

A nivel de obras destaca el cambio de pavimentos en ambas plantas del edificio, conversión de los servicios en aulas, creación de servicios nuevos en ensanches de galerías, colocación de zócalos en aulas y galerías y colocación de ventanales de aluminio en todo el edificio, lo que provocó que durante el curso 88/89 se tuvieran que realizar dos turnos de clase: de preescolar hasta 4º en turno de mañana y el resto por la tarde.

Con respecto a al EDUCIÓN DE ADULTOS, hay que mencionar el gran auge que cobra merced al programa de alfabetización puesto en marcha por la Junta de Andalucía en 1984. Este mismo año funcionan en Lopera dos aulas llevadas por los maestros Antonio Díaz Vallejo (director del centro) y Consuelo Valenzuela Ferruz. Salvo el primero, que continúa todavía, el segundo puesto ha sido ocupado por diversos maestros en los últimos años. Cabe destacar la gran labor formativa desarrollada por el centro, que desde hace varios años tiene entidad y local propios, y que ha posibilitado que cientos de personas salgan de la ignorancia y puedan hacer frente a las complejidades de la sociedad con mejor preparados. Entre las actividades culturales desarrolladas destacan los continuos talleres organizados sobre aspectos diversos de la vida profesional, como informática, carnet de conducir, actividades plásticas, fotografía, etc. Además, durante los últimos años se han venido impartiendo clases para la obtención del Graduado Escolar.

La entrada en vigor de la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) en 1990, denominada coloquialmente Reforma Educativa, trae consigo una serie de innovaciones cargadas de indudable valor pedagógico, que mejorarán sensiblemente la calidad de la enseñanza. Destaca principalmente el esfuerzo de la Administración Educativa por rebajar las ratios profesor/alumno, que en muy pocos casos sobrepasan el porcentaje 25/1. Esta medida propicia el aumento espectacular de la plantilla de maestros, llegando a la cifra de 32 en la actualidad, distribuidos de la siguiente forma: 5 maestras de Educación Infantil, 18 maestros de Educación Primaria, 6 maestros de Educación Secundaria Obligatoria, dos maestras de Educación Especial y una maestra de Religión contratada por el obispado.

Algunos aspectos importantes a destacar en este periodo son:

·       Mejora de las infraestructuras y de la organización del centro, que se traduce en el cambio total de la instalación eléctrica (curso 90/91), dotación de calefacción central (curso 91/92), creación del escudo del centro (curso 91/92), colocación de un equipo de megafonía interna y externa (curso 92/93).

·       Cabe destacar la fructífera colaboración del ayuntamiento durante lo–años 92-94, al atender viejas reivindicaciones del profesorado, que constan en las memorias finales de curso, como son poner fuentes en los patios, dotar al centro de depósitos de agua, colocar barandas en las plataformas de entrada, eliminar las chimeneas para evitar las fugas de calor y aumentar el espacio disponible en las clase, colocar sirenas para avisar en las entradas y ayuda económica para comprar una multigrabadora digital.

·       En el curso 94-95 se realiza un rifa para recaudar dinero y poder dotar de cortinas nuevas al centro. No obstante, la recaudación no es suficiente y se tiene que recurrir a la ayuda del ayuntamiento, dinero del centro y una ayuda de la Caja General de Granada, a través de la Delegación Provincial.

·       En este periodo también se ha realizado un gran esfuerzo por mejorar la decoración general del centro.

·       Cambio del 90 % del mobiliario escolar. Esta campaña realizada con la ayuda de la inspección de la zona ha propiciado el cambio de mesas y sillas de alumnos, mesas y sillones de maestros y pizarras de todo el centro.

·       Existen unas relaciones fluidas entre el centro y la Asociación de Madres y Padres, que se traducen en colaboraciones puntuales en las actividades extraescolares y complementarias mediante programaciones conjuntas y reuniones periódicas.

·       El curso escolar el curso 95/96 cambió la jornada tradicional de trabajo de 5 mañanas y 5 tardes por una jornada de 5 mañanas y 2 tardes. Este cambio que había sido pedido por el profesorado durante varios años, supuso un amplio debate de toda la comunidad educativa, que, finalmente, en una asamblea celebrada en 1995 decidió por mayoría modificar el modelo de jornada.

·       Puesta en marcha a partir del curso 1995/96 de actividades extraescolares en las tardes de los miércoles, jueves y viernes. Este hecho sin precedentes en la historia del magisterio local está impulsado por una Comisión formada dentro del Consejo Escolar y cuenta con la ayuda económica inestimable del ayuntamiento, así como con la colaboración de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del centro.

·       Publicación de la revista escolar "Paloma de Papel" a partir de año 1990. Esta revista que también ha pasado por diversas etapas en sus composición y formato lleva publicados hasta la fecha 15 números. Su director ha contado con ayuda por parte de todo el profesorado del centro, así como de un nutrido grupo de alumnos de los niveles superiores, que han trabajado con entusiasmo dentro y fuera del horario destinado a Informática..

·       Implantación del Plan Experimental de Informática Educativa "Plan Alhambra", durante los cursos 1987 hasta 1991. Este plan se fue completando con un proyecto de ampliación (3 ordenadores), un proyecto de autoedición escolar (1 ordenador y varios periféricos) y un proyecto de Educación Especial (1 ordenador). Por el aula de Informática del colegio, ubicada en la antigua cocina, han pasado cientos de alumnos, que han recibido una instrucción básica en Informática y, sobretodo, ha servido de apoyo al currículum de las distintas áreas.

·       Realización de las Finalidades Educativas y del Proyecto de Centro, vertebrado éste último, en el Proyectos Curriculares de Ciclo.

·       Instauración de actividades complementarias básicas en el trabajo de aula: Diario de Lectura, Concurso de Belenes, Cuentos de Navidad y Postales, Concurso de Relatos sobre la historia de Lopera, Día del Libro,  Concurso "Dibujo mi pueblo" o Día del Cachurro, entre otros.

·       Creación de un Grupo Ecológico denominado "Hierbabuena", que presta distintos servicios a la comunidad como pueden ser animar al uso de los contenedores de recogida de basura y reciclado de papel y vidrio, cuidado de la naturaleza y medioambiente más característico de Lopera, detección de punto negros medioambientales y reforestación de zonas semidesérticas.

·       El curso 96/97 comienza con un profesorado separado oficialmente en dos etapas: Infantil-Primaria y Secundaria Obligatoria. Estos segundos con un horario y un sueldo diferentes, lo que trae consigo agravios comparativos y pequeños roces entre compañeros de trabajo. La Administración Educativa acababa con un viejo sueño del magisterio: la creación de un cuerpo único de enseñantes, ya prediseñado por la II República.

Las perspectivas de futuro pasan ineludiblemente por la construcción inminente de un centro de Educación Secundaria Obligatoria. El Consejo Escolar del Colegio Público "Miguel de Cervantes" ha venido siguiendo muy de cerca este asunto, manteniendo dos reuniones en los dos últimos años con la Delegada Provincial de Educación, Aurelia Calzada, la primera en marzo de 1996 y la segunda en el pasado mes de Enero. En ambas reuniones la delegada atendió muy amablemente a los miembros del Consejo Escolar y manifestó la prioridad que tenía la Junta de Andalucía en la construcción del nuevo centro, dada la falta de espacio existente en el actual centro. El presupuesto estimado para hacer frente a los costes de la obra asciende a 258 millones, sufragados en su totalidad por la Junta de Andalucía a través de un crédito que se concederá al ayuntamiento de Lopera. El centro se ubicará en los terrenos que el ayuntamiento ha permutado con la Fundación "Antonio Navarro", situados en la denominada "Huerta de la Notaria", cercana al actual colegio. La implantación de la Reforma el próximo curso en el nivel 3º de Educación Secundaria implica de lleno a las autoridades para que, al menos, una parte importante del nuevo centro sea una realidad en el mes de Septiembre de 1998.

Pero la construcción de este centro de Educación Secundaria no exime a la Administración de otras dos acciones, que deberá realizar en un plazo muy corto:

·       La construcción de un centro específico de Educación Infantil para poder hacer frente a la reiterada demanda de la población de escolarizar a los niños de 3 años. Un posible lugar de ubicación del nuevo centro (del que todavía no existe ni proyecto) es junto al centro de Secundaria, dadas las disponibilidades de espacio existentes. Este extremo ya fue expuesto por la dirección actual del centro al ayuntamiento, con el fin de que planificase la zona de forma que permitiese esta construcción.

·       La remodelación y rehabilitación de espacios en el actual centro, que quedaría sólo para Educación Primaria. Se deberían crear despachos para tutoría, sala de música, usos múltiples, salón de actos y dependencias para la administración.

Mención aparte merece el Bachillerato y la Formación Profesional, que también están siendo remodeladas por la Reforma. Nuestros estudiantes tendrán que seguir viajando a Porcuna, lugar en el que se está terminando de construir un Instituto nuevo, que pensamos podrá entrar en funcionamiento el curso próximo.

Queremos completar este panorama haciendo constar el beneficio que está suponiendo para el pueblo la reciente creación de la Universidad de Jaén en la que se pueden estudiar cada día más carreras y la convocatoria, por vez primera el actual curso académico, de las Becas para Estudios de la Fundación "Antonio Navarro", que ha facilitado los libros gratis a cientos de alumnos de Educación Infantil y Primaria y repartido becas de 50.000 ptas. y 100.000 ptas., respectivamente, a alumnos de Enseñanzas Medias y Universidad.

Para finalizar queremos hacer mención de la celebración durante el año que comienza del 70 aniversario de la creación del actual Colegio Público "Miguel de Cervantes", con la única finalidad de exaltar la educación y hacer ver a la población el importante papel desempeñada por el edificio a lo largo de la historia de la educación de los últimos años y promover, a la vez, la educación integral como única vía de dignificación de la persona. Diversos actos, todavía por programar, llamarán la atención de los loperanos sobre la importancia de una educación de calidad para contribuir en el desarrollo del ser humano.

Para finalizar, queremos expresar nuestro agradecimiento, a todas las personas que han colaborado con nosotros y nos han facilitado fotografías y datos, sin los cuales hubiese sido imposible terminar no sólo la presente comunicación, sino el libro que verá la luz próximamente con el título "250 años de  magisterio en Lopera (1748-1998)" y del que queremos dejar constancia en primicia en estas IX Jornadas. Un libro que tendrá más de 300 páginas y en el que encontraréis cientos de fotografías de todos los periodos de la historia de la educación en Lopera.

BIBLIOGRAFÍA:

Actas de la Junta Local de Primera Enseñanza. Años 1945-1956.

Actas de la Junta Local Municipal de Enseñanza Primaria. Años 1957-1964.

Actas de las Juntas de Maestros. Años 1962-1964.

Actas del Consejo Escolar (denominación del Claustro). Años 1965-78.

Actas del Claustro de Profesores. Años 1979-1997.

Actas del Consejo Escolar (elegido democráticamente). Años 1986-1997.

Archivo Histórico Municipal. Años 1748-1997.

Archivo Histórico Provincial de Jaén (Legajo 3922, folio 7).

Por José Luis Pantoja Vallejo - 15 de Octubre, 2006, 18:15, Categoría: Historia de Lopera
Enlace Permanente | Referencias (0)

PLUVIOMETRÍA EN LOPERA 1970-2004

Por Francisco Cobo Jiménez y José Luis Pantoja Vallejo (Cronista Oficial de la Villa de Lopera).

DATOS DE PLUVIOMETRÍA EN LA VILLA DE LOPERA. Años 1970-2004


AÑO AGRÍCOLA

LITROS POR m2

1970-71

505,3

1971-72

391,9

1972-73

396,9

1973-74

427,1

1974-75

314,2

1975-76

387,7

1976-77

632,3

1977-78

533,2

1978-79

550,4

1979-80

377,3

1980-81

304,7

1981-82

379,4

1982-83

393,4

1983-84

642,4

1984-85

510,9

1985-86

459,2

1986-87

566,6

1987-88

601,7

1988-89

357,6

1989-90

578,7

1990-91

477,8

1991-92

470,4

1992-93

408,1

1993-94

364,1

1994-95

219,5

1995-96

685,8

1996-97

703,3

1997-98

723,2

1998-99

239,5

1999-00

499,3

2000-01

571,4

2001-02

498

2002-03

518,2

2003-04

598,6

2004-05



Por José Luis Pantoja Vallejo - 11 de Octubre, 2006, 19:38, Categoría: Historia de Lopera
Enlace Permanente | Referencias (0)

EL CEMENTERIO DE LOPERA. APUNTES PARA SU HISTORIA

Por José L. Pantoja Vallejo. Cronista Oficial de la Villa de Lopera.

       Actualmente el Cementerio de San Ildefonso, situado a las afueras de la localidad en la continuación del Polígono Industrial Santa Quiteria, está compuesto de una distribución bastante homogénea de la cual paso a comentar.

Tiene una estructura de bovedillas distribuidas homogéneamente en cuatro, cinco y a veces hasta de seis alturas, con la siguiente distribución de Patios y Tramos:

  • PATIO 1º (Adultos): Consta de 2 Tramos.

    • Tramo 1º-Derecha

      • 4 alturas de bovedillas.

      • 56 bovedillas en su totalidad.

      • 71 personas enterradas. (De las cuales 35 son mujeres adultas y 36 son varones adultos).

  • Tramo 2º-Izquierda

      • 4 alturas de bovedillas.

      • 56 bovedillas en su totalidad.

      • 74 personas enterradas. (De las cuales 42 son mujeres adultas , 29 son varones adultos y 3 son niños).

  • PATIO 2º (Adultos): Consta de 13 Tramos.

  • Tramo 1º-Izquierda

      • 4 alturas de bovedillas.

      • 24 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 bovedillas están vacías).

      • 35 personas enterradas. (De las cuales 17 son mujeres adultas, 17 varones adultos y 1 niño).

  • Tramo 2º-Izquierda

      • 4 alturas de bovedillas.

      • 24 bovedillas en su totalidad.

      • 33 personas enterradas. (De las cuales 14 son mujeres adultas y 19 son varones adultos).

  • Tramo 3º-Izquierda

    • 4 alturas de bovedillas.

    • 24 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

    • 29 personas enterradas. (De las cuales 14 son mujeres adultas, 12 son varones adultos, 1 niño y 2 niñas).

  • Tramo 4º-Frente Izquierda:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 24 bovedillas en su totalidad.

  • 41 personas enterradas. (De las cuales 20 son mujeres adultas y 20 son varones adultos).

    • Tramo 5º-Frente Izquierda:

      • 4 alturas de bovedillas.

      • 24 bovedillas en su totalidad.

      • 39 personas enterradas. (De las cuales 21 son mujeres adultas y 18 son varones adultos).

  • Tramo 6º-Frente Derecha:

    • 4 alturas de bovedillas.

    • 32 bovedillas en su totalidad.(De las cuales 2 están vacías).

    • 43 personas enterradas. (De las cuales 18 son mujeres adultas y 25 son varones adultos).

Como anexo a este tramo se añade que supuestamente y según nota del antiguo libro de registro del Cementerio Municipal de Lopera en las bovedillas nº 8 y 16 respectivamente se encuentran enterradas, además de las personas que figuran inscritas en las respectivas lápidas, las siguientes: 11 personas (6 mujeres adultas y 5 hombres adultos) más, supuestamente distribuidas homogéneamente entre las dos bovedillas.

  • Tramo 7º-Derecha:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 32 bovedillas en su totalidad. (1 bovedilla con datos desconocidos).

  • 41 personas enterradas. (De las cuales 14 son mujeres adultas, y 27 varones adultos).

  • Tramo 8º-Derecha:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 30 bovedillas en su totalidad.

  • 34 personas enterradas. (De las cuales 19 son mujeres adultas, 14 varones adultos y 1 niño).

  • Tramo 9º-Derecha

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 30 bovedillas en su totalidad.

  • 44 personas enterradas. (De las cuales 28 son mujeres adultas y 16 varones adultos).

  • Tramo 10º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 52 bovedillas en su totalidad.(De las cuales 6 están vacías).

  • 71 personas enterradas. (De las cuales 32 son mujeres adultas y 39 son varones adultos).

  • Tramo 11º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 52 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 80 personas enterradas. (De las cuales 35 son mujeres adultas y 45 varones adultos).

  • Tramo 12º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 28 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 34 personas enterradas. (De las cuales 19 son mujeres adultas y 15 son varones adultos).

  • Tramo 13º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 40 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

  • 58 personas enterradas. (De las cuales 35 son mujeres adultas y 23 son varones adultos).

  • PATIO 3º (Adultos): Consta de 13 Tramos.

    • Tramo 1º-Derecha:

      • 5 alturas de bovedillas.

      • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 están vacías y 1 con datos desconocidos).

      • 76 personas enterradas. (De las cuales 34 son mujeres adultas y 42 son varones adultos).

  • Tramo 2º:

    • 6 alturas de bovedillas.

    • 18 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1está vacía).

    • 19 personas enterradas. (De las cuales 10 son mujeres adultas y 9 son varones adultos).

  • Tramo 3º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacía).

  • 83 personas enterradas. (De las cuales 46 son mujeres adultas y 37 son varones adultos).

  • Tramo 4º:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 50 bovedillas en su totalidad.

    • 81 personas enterradas. (De las cuales 40 son mujeres adultas, 39 son varones adultos, 1 niña y 1 niño).

  • Tramo 5º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 28 personas enterradas. (De las cuales 12 son mujeres adultas y 16 varones adultos).

  • Tramo 6º:

    • 4 alturas de bovedillas.

    • 28 bovedillas en su totalidad.

    • 42 personas enterradas. (De las cuales 18 son mujeres adultas, 23 son varones adultos y 1 niña).

  • Tramo 7º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 55 bovedillas en su totalidad.(De las cuales 3 están vacías).

  • 85 personas enterradas. (De las cuales 38 son mujeres adultas, 41 son varones adultos, 5 niñas y 1 niño).

  • Tramo 8º:

    • 6 alturas de bovedillas.

    • 66 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 6 están vacías).

    • 93 personas enterradas. (De las cuales 38 son mujeres adultas, 50 son varones adultos y 5 niños). *Uno de estos 5 niños fue enterrado como feto con menos de 500 gr. de peso, es decir como ser más joven de todos los que hay enterrados en la actualidad según se tiene constancia.

  • Tramo 9º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 60 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

  • 89 personas enterradas. (De las cuales 37 son mujeres adultas y 52 son varones adultos).

  • Tramo 10º:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 20 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

    • 30 personas enterradas. (De las cuales 15 son mujeres adultas, 14 son varones adultos y 1 es niña).

  • Tramo 11º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 48 bovedillas + 4 bovedillas agregadas al tramo = 52 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

  • 62 personas enterradas. (De las cuales 31 son mujeres adultas y 31 son varones adultos).

  • Tramo 12º:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 65 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 4 están vacías).

    • 93 personas enterradas. (De las cuales 32 son mujeres adultas, 60 son varones adultos y 1 es niña).

  • Tramo 13º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 55 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

  • 78 personas enterradas. (De las cuales 37 son mujeres adultas y 41 son varones adultos).

  • PATIO 5º: Consta de 7 Tramos.

  • Tramo 1º:

      • 4 alturas de bovedillas.

      • 72 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 están vacías).

      • 112 personas enterradas. ( De las cuales 59 son mujeres adultas y 53 son varones adultos).

  • Tramo 2º:

      • 4 alturas de bovedillas.

      • 72 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

      • 79 personas enterradas. (De las cuales 53 son mujeres adultas, 25 son varones adultos y 1 es una niña).

  • Tramo 3º:

    • 4 alturas de bovedillas.

    • 60 bovedillas + 4 agregadas al tramo = 64 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 están vacías).

    • 94 personas enterradas. (De las cuales 46 son mujeres adultas, 47 son varones adultos y 1 es un niño).



  • Tramo 4º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 42 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 51 personas enterradas. (De las cuales 25 son mujeres adultas y 26 son varones adultos).

  • Tramo 5º:

    • 4 alturas de bovedillas.

    • 33 bovedillas en su totalidad. (De las cuales hay 6 vacías).

    • 33 personas enterradas. (De las cuales 22 son mujeres adultas y 11 son varones adultos).

  • Tramo 6º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 85 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 5 están vacías).

  • 98 personas enterradas. (De las cuales 48 son mujeres adultas y 50 son varones adultos).

  • Tramo 7º:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 5 están vacías).

    • 55 personas enterradas. (De las cuales 27 son mujeres adultas y 28 son varones adultos).



  • PATIO 6º: Consta de 8 Tramos.

  • Tramo 1º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad.

  • 26 personas enterradas. (De las cuales 14 son mujeres adultas y 12 son varones adultos.

  • Tramo 2º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 16 bovedillas en su totalidad.

  • 24 personas enterradas. (De las cuales 12 son mujeres adultas y 12 son varones adultos).

  • Tramo 3º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 12 bovedillas en su totalidad.

  • 21 personas enterradas. (De las cuales 10 son mujeres adultas y 11 son varones adultos).

  • Tramo 4º-Derecha:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad.

  • 30 personas enterradas. (De las cuales 15 son mujeres adultas y 15 son varones adultos).

  • Tramo 5º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

  • 25 personas enterradas en su totalidad. (De las cuales 11 son mujeres adultas y 14 son varones adultos).

  • Tramo 6º-Izquierda:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 están vacías).

  • 23 personas enterradas. (De las cuales 14 son mujeres adultas y 9 son varones adultos).

  • Tramo 7º-Izquierda:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 29 personas enterradas. (De las cuales 11 son mujeres adultas y 18 son varones adultos).

  • Tramo 8º:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 24 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 36 personas enterradas. (De las cuales 20 son mujeres adultas y 16 son varones adultos).

  • PATIO 7º: Consta de 9 Tramos (los dos últimos están clasificados como Tramo 9º-1 y 9º-2 respectivamente).

  • Tramo 1º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 2 están vacías).

  • 53 personas enterradas. (De las cuales 31 son mujeres adultas y 22 son varones adultos).

  • Tramo 2º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 4 están vacías).

  • 53 personas enterradas. (De las cuales 29 son mujeres adultas y 24 son varones adultos).

  • Tramo 3º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 están vacías).

  • 49 personas enterradas. (De las cuales 27 son mujeres adultas y 22 son varones adultos).

  • Tramo 4º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 están vacías).

  • 54 personas enterradas. (De las cuales 26 son mujeres adultas y 28 son varones adultos).

  • Tramo 5º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 50 bovedillas en su totalidad.

  • 60 personas enterradas. (De las cuales 31 son mujeres adultas y 29 son varones adultos).

    • Tramo 6º:

      • 5 alturas de bovedillas.

      • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 4 están vacías).

      • 58 personas enterradas. (De las cuales 33 son mujeres adultas y 25 son varones adultos).

  • Tramo 7º:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 65 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

    • 71 personas enterradas. (De las cuales 27 son mujeres adultas y 44 son varones adultos).

  • Tramo 8º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 85 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 90 personas enterradas. (De las cuales 37 son mujeres adultas y 53 son varones adultos).

  • Tramo 9º-1:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 55 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

    • 61 personas enterradas. (De las cuales 24 son mujeres adultas y 37 son varones adultos).

  • Tramo 9º-2:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 55 bovedillas en su totalidad.

  • 57 personas enterradas. (De las cuales 19 son mujeres adultas y 38 son varones adultos).

  • PATIO 8º-ADULTOS: Consta de 4 Tramos.

  • Tramo 1º-Izquierda:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 15 bovedillas en su totalidad.

    • 18 personas enterradas. (De las cuales 5 son mujeres adultas y 13 son varones adultos).

  • Tramo 2º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 60 bovedillas en su totalidad.

  • 67 personas enterradas. (De las cuales 25 son mujeres adultas y 42 son varones adultos).

  • Tramo 3º:

    • 5 alturas de bovedillas.

    • 15 bovedillas en su totalidad.

    • 16 personas enterradas. (De las cuales 7 son mujeres adultas y 9 son varones adultos).

  • Tramo 4º:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 30 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 30 personas enterradas. (De las cuales 9 son mujeres adultas, 20 son varones adultos y 1 es niño).

  • PATIO 9º-ADULTOS: Consta de 2 Tramos.

    • Tramo 1º:

      • 5 alturas de bovedillas.

      • 60 bovedillas en su totalidad.

      • 66 personas enterradas. (De las cuales 32 son mujeres adultas y 34 son varones adultos).

        • Tramo 2º:

          • 5 alturas de bovedillas.

          • 50 bovedillas en su totalidad. (De las cuales hay 16 ocupadas y el resto están vacías, por la razón de que por este Patio es por donde se llevan los enterramientos de las personas fallecidas en la actualidad).

          • 16 personas enterradas hasta la fecha de hoy 15-04-2004. (De las cuales 4 son mujeres adultas y 12 son varones adultos).

              • PATIO 10º-ADULTOS: Consta de 2 Tramos.

                • Patio 1º:

                  • 5 alturas de bovedillas.

                  • 60 bovedillas en su totalidad.

                  • Ninguna persona enterrada. (Este Patio aún no se ha dado de alta con ninguna persona fallecida).

Estos tres últimos patios (8º, 9º y 10º), han sido construidos últimamente como la nueva fase de ampliación del cementerio.

También se me queda una duda pendiente, que todavía no le he hallado respuesta alguna: ¿Porqué se pasa del Patio 3º al 5º en la zona antigua del Cementerio Municipal y se deja atrás la correlatividad numérica, que es lo que hubiera sido lógico?.

Su estructura de enterramientos ubicados en el suelo o panteones se distribuyen de la siguiente forma:

  • PATIO 1º: Consta de dos tramos uno situado a la izquierda (según se entra por la puerta principal) compuesto de 9 enterramientos y otro situado a la derecha de dicha entrada principal compuesto de 6 enterramientos (la mayoría de ellos son panteones familiares).

    • Patio 1º-Suelo-Izquierda:

      • 9 enterramientos o panteones familiares. (De los cuales 3 están vacíos, 1 con restos pero sin datos fehacientes de las personas enterradas y 5 con datos fehacientes.

      • El número de personas enterradas en este Patio, según los datos que se han podido obtener hasta la fecha de hoy 15-04-2004 son: ( 20 personas, de las cuales 11 son mujeres adultas y 9 son varones adultos).

  • Patio 1º-Suelo-Derecha

    • 6 enterramientos o panteones familiares. (De los cuales 1 está vacío o se desconoce los restos que contienen).

    • El número de personas enterradas en esta zona del Patio 1º según datos hasta la fecha de hoy 15-04-2004 son: (16 personas, de las cuales 6 son mujeres adultas y 10 son varones adultos).

  • PATIO 2º: Consta de un tramo situado en su parte izquierda (siempre basándose en la orientación de la entrada principal) con un total de 22 enterramientos, de los cuales 8 corresponden a sacerdotes y presbíteros el resto son panteones familiares.

  • Patio 2º-Suelo –Izquierda

  • 22 enterramientos o panteones familiares, 8 de ellos están destinados a sacerdotes y presbíteros.

  • El número de personas enterradas en esta zona, siempre cotejando los datos obtenidos hasta la fecha de hoy son: (66 personas, de las cuales 27 son mujeres adultas, 34 son varones adultos, 3 son niños y 2 son niñas).

También cabe destacar en este patio la Capilla de San Antonio (año 1885) y tras la cual existe otro panteón familiar también perteneciente a este mismo patio.

  • CAMPO SANTO O ÚLTIMO PATIO: en este patio existen una cantidad bastante considerable de enterramientos y panteones todos ellos diversificados a ambos lados del camino que parte de la entrada principal el cual da acceso a ellos. Una gran cantidad de estos enterramientos han pasado ya a la historia por su pobre cuidado y porque la casi totalidad de ellos a penas tienen alguna información sobre las personas o persona que hay sepultadas, (algunos ya están desaparecidos).

Destacaremos otra capilla particular situada en este patio en la cual están enterrados miembros de la familia que la ha costeado. También se está parcelando terreno en los Patios 8º,9º y 10º respectivamente para construir panteones familiares.

Por motivos obvios de falta de información y por la imposibilidad de cotejar la abundante y supuesta información de las personas que hay enterradas en el campo santo del cementerio municipal de Lopera y además por los motivos anteriormente expuestos no he podido exponer más detalladamente toda esa información.

Como tercera parte en la distribución, destacaremos los patios de bovedillas de niños que están situados de la siguiente forma:



  • PASO DEL PATIO 2º AL 5º: Con dos tramos (izquierda y derecha).

  • Tramo Izquierda:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad.

  • 26 personas enterradas. (De las cuales 11 son niñas y 15 so niños).

  • Tramo Derecha:

  • 6 alturas de bovedillas.

  • 24 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 son desconocidas, es decir con restos pero sin datos identificativos de ellos).

  • 22 personas enterradas. (De las cuales 10 son niñas y 12 son niños, claro está sin sumar el contenido de los tres nichos desconocidos.

  • PASO DEL PATIO 2º AL 3º: Con dos tramos (izquierda y derecha).

  • Tramo Izquierda:

  • 7 alturas de bovedillas.

  • 28 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía).

  • 30 personas enterradas. (De las cuales 14 son niñas y 16 son niños).

  • Tramo derecha:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad.

  • 22 personas enterradas. (De las cuales 8 son niñas y 14 son niños).

  • PASO DEL PATIO 2º AL 3º - Frente a la puerta de entrada: Con dos tramos (izda. y dcha.)

  • Tramo Izquierda:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 40 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 13 están vacías y 1 desconocida).

  • 34 personas enterradas. De las cuales 17 son niñas y 17 son niños, claro está sin contar los restos de la bovedilla desconocida.

  • Tramo Derecha:

  • 5 alturas de bovedillas.

  • 20 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 1 está vacía y 2 son desconocidas).

  • 19 personas enterradas. (De las cuales 7 son niñas y 12 son niños, claro está sin contar con los restos que contienen la bovedilla desconocida).

  • PATIO 3º DERECHA: Con un solo Tramo.

  • Único Tramo:

  • 6 alturas de bovedillas.

  • 36 bovedillas en su totalidad. (De las cuales 3 están vacías y 2 son desconocidas).

  • 36 personas enterradas. (De las cuales 18 son niñas y 18 son niños, claro está sin contar el contenido de las 2 bovedillas desconocidas mencionadas anteriormente).

  • Hay un tramo pequeño de bovedillas de niños que están situadas en la continuación del Patio 3º-Tramo 12º de adultos (solamente consta de 6 bovedillas. El contenido de estas 6 bovedillas es de 6 personas enterradas, (de las cuales 2 son niñas y 4 son niños).

  • PATIO 7º: Con un solo tramo.

  • Único Tramo:

  • 4 alturas de bovedillas.

  • 44 bovedillas en su totalidad. (De las cuales solamente hay 9 bovedillas ocupadas y el resto aún están vacías).

  • 9 personas enterradas. (De las cuales 2 son niñas y 7 son niños).

Quiero destacar también como no, la casa del sepulturero situada en la parte derecha del Patio 1º , y justamente enfrente es decir en la parte izquierda del mencionado Patio 1º se encuentra la estancia o habitación para realizar las autopsia. También quiero destacar otros dos recintos de este cementerio el primero está situado en el Patio 3º justamente en la finalización del Tramo 1º y cuyo acceso se hace a través de una pequeña puerta metálica, es el osario, en el cual se depositan los restos de las personas que por cualquier circunstancia con el paso de los años no han sido requeridos por nadie o sus restos han sido exhumados por falta de pago del importe de la respectiva bovedilla, ( esto último se venía haciendo hace ya bastantes años en este cementerio, en la actualidad por supuesto esta opción ha desaparecido de la gestión del cementerio).



Por último cabe destacar un último recinto el cual a esta persona que os narra, de pequeño le ha intrigado mucho, y aún me sigue intrigando aunque ya haya desaparecido el uso que por entonces tenía y es el lugar donde enterraban a las personas que decidían quitarse la vida por ahorcamiento, las cuales no pasaban al cementerio por la puerta principal sino por otra que estaba próxima a este lugar, en el cual eran enterradas. Ahora se utiliza para almacenar material propio del cementerio.

Esta es la configuración aproximada del Cementerio San Ildefonso de Lopera que antiguamente también fue llamado Santa Quiteria y de Nuestro Padre Jesús, que aproximadamente sin ser muy exactos por ahora alberga al día 15-04-2004 unas 4018 personas enterradas (claro está sin contar las que están desaparecidas y sin identificación, que posiblemente aumentaría el total).De ese total tenemos (siempre de forma aproximada, ateniéndonos a los motivos anteriormente expuestos) el siguiente reparto:



  • Varones Adultos: 1.808 44,99 % del total.

  • Mujeres Adultas: 1.740 43,30 % del total.

  • Niños: 268 6,47 % del total.

  • Niñas: 202 5,02 % del total.

  • Desconocidas: 57 1,41 % del total.

  • Vacías: 118 2,93 % del total.

Otro dato muy llamativo es que la persona supuestamente más antigua enterrada en este cementerio de la cual se disponen datos es José Bellido Labandero fallecida el 06-04-1697 a los 70 años de edad, por lo cual se supone que dicho cementerio se pudo construir unos años antes, alrededor del año 1695 (esta fecha es solo orientativa, la fecha exacta por ahora es difícil de calcular).

Además quiero añadir dos datos bastantes ejemplares, como una especie de comparativa, para demostrar que por desgracia la muerte no mira edades: la persona con más edad enterrada en este cementerio, (y siempre ateniéndonos a los datos de los cuales podemos disponer), es Francisca María Pérez Haro que falleció el día 13-04-1979 a los 103 años de edad. En contraposición a este dato podemos enumerar la persona o ser más joven enterrado en este cementerio, y es Santiago Sánchez Gallo fallecida como feto de menos de 500 grs.

Todos estos datos se consideran como la realidad actual del Cementerio Municipal de San Ildefonso de Lopera, hay muchos más datos que seguramente cambiarían por completo toda esta estadística, y que por desgracia no podemos disponer de ellos fehacientemente. Supongo que con paciencia e investigación se podrá llegar algún día, no muy lejano a tener una información más completa y adaptarla al uso y consulta de cada uno/a de las personas que estén interesadas en ella...

Por José Luis Pantoja Vallejo - 11 de Octubre, 2006, 18:59, Categoría: Historia de Lopera
Enlace Permanente | Referencias (7)




online casino
online casino

Enlaces
Blog Cultural de Lopera
Blog del Cronista de Lopera
Cronista de Andújar
Web independiente de Lopera

 

Blog alojado en ZoomBlog.com